Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra de la Divisió d’Investigació Criminal (DIC) han desarticulado en Barcelona una organización criminal dedicada al cultivo, tráfico y distribución de hachís y marihuana.

En la operación se han detenido a quince personas. Tres de nacionalidad serbia, dos de española, una de ecuatoriana, una peruana, siete italianas y una de nacionalidad búlgara, como presuntos autores de un delito contra la salud pública y la organización criminal.

INVESTIGACIÓN

La organización tenía tres cultivos en Sant Vicenç dels Horts, el Masnou y la capital catalana y estaba en fase de instalar una más de Lloret de Mar. Con las cosechas obtenidas, el grupo distribuía la droga al detalle desde una asociación canábica que había instalado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona.

La investigación arrancó a finales de 2018 cuando los Mossos d’Esquadra intervinieron en la Zona Franca un transporte de 22 kilogramos de marihuana. Una dotación policial detectó en la zona de Sants-Montjuïc que un turismo realizaba maniobras extrañas en comprobar su presencia. Fue entonces cuando los agentes pararon al vehículo y localizaron la droga escondida en su interior.

Grupo de policías entrando en una de las viviendas donde se cultivaba la droga / Mossos

Grupo de policías entrando en una de las viviendas donde se cultivaba la droga / Mossos

MÁS DE 185.000 EUROS

Los policías realizaron un estudio de producción de los cultivos de marihuana y comprobaron que podrían haber llegado a generar unos 185.184 euros gracias a las ventas realizadas.

Los arrestados pasaron a disposición judicial el pasado 31 de mayo y el juez decretó prisión para uno de ellos y libertad con cargos para el resto de detenidos. Además, los Mossos d’Esquadra señalan que la investigación sigue abierta y no descartan más detenciones.