El Sindicato de Agentes de Policía Local (SAPOL) de la Guàrdia Urbana ha señalado que el Gobierno municipal avisa a los manteros de las operaciones policiales. Es por eso que algunos grupos municipales de la oposición se han indigando y han pedido explicaciones a la alcaldesa, Ada Colau, por la acusación del sindicato.

A través de un comunicado este miércoles, el concejal de Seguridad del PDeCAT, Jordi Martí, ha avanzado que pedirá la comparecencia del ejecutivo municipal en la Comisión de Presidencia al inicio del curso para "reclamar explicaciones y determinar responsabilidades por posible prevaricación y por tirar por tierra el trabajo de la Guardia Urbana contra la venta ambulante".

UN PROBLEMA EXTREMO DE SEGURIDAD

El grupo municipal ha calificado de "extremadamente grave" la acusación que el sindicato ha manifestado a través de sus redes sociales donde han asegurado que Colau está creando un problema extremo de seguridad que, en sus palabras, puede conducir a batallas campales.

"Si se confirma esta acusación del SAPOL estaríamos ante un hecho gravísimo, que podría tener consecuencias sobre la integridad de los agentes de la Urbana, vista la violencia y agresividad demostrada por algunos vendedores ambulantes las últimas semanas", ha puntualizado Martí.

De este mismo modo, ha explicado que su formación trasladará estas denuncias a la Sindicatura de Greuges de la ciudad y a la Oficina de Transparencia y Buenas Prácticas del consistorio para que lo investiguen.

EL PP DENUNCIA LA POSIBLE COMPLICIDAD

En esta misma línea, el presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha reclamado a la Fiscalía “investigar los avisos a los manteros antes de los operativos policiales de lucha contra el ‘top-manta’. 

El líder de la formación azul ha apuntado que “esta denuncia de chivatazos a manteros supondría pasar de la complicidad con ellos, a ser partícipes de su actividad irregular” y ha incidido en que “Colau inyectó 1,1 millones de euros a la cooperativa de manteros, y 1,4 millones de euros al colectivo de chatarreros, agravando todavía más el ‘efecto llamada’ de este colectivo”.

Finalmente, Alberto Fernández ha lamentado que “con su permisividad Colau haya convertido la ciudad en un gran ‘zoco’ de venta ilegal, en 3 años de su mandato el ‘top-manta’ se ha multiplicado por 5, pasando de 400 a 2.000 manteros”.