La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau ha anunciado este viernes que utilizará la ley de vivienda y las medidas disponibles contra el 'mobbing' inmobiliario, para luchar contra la plaga de 'narcopisos' que sufre Barcelona y, especialmente, el los barrios de El Raval y El Gòtic.

Tras la reunión del Grupo de Trabajo sobre Seguridad, a la que también han acudido el comisionado municipal de Seguridad, Amadeu Recasens, y la jueza decana de Barcelona, Mercè Caso, Colau ha recordado que el Ayuntamiento sanciona desde este julio a fondos de inversión y grandes tenedores que realicen acoso inmobiliario a los inquilinos, ya que desplegará artículos de la Ley de derecho a la vivienda de Catalunya de 2007 para actuar por vía administrativa.

Este tipo de infracción puede sancionarse con multas que van de los 90.000 a los 900.000 euros, en función de la gravedad y del principio de proporcionalidad.

PISO VACÍO: 'NARCOPISO'

"Hemos visto que dos tercios del censo de pisos vacíos en El Raval pertenecen a grandes propietarios como bancos o fondos buitres”, ha señalado Colau. “Esta existencia de pisos abandonados genera una complicidad con las redes de narcopisos".

“Hay un problema policial, de investigación de las redes organizadas que gestionan los pisos de la droga, pero también de especulación inmobiliaria”, ha añadido Colau. “

Por este motivo, en el grupo de trabajo, reunido este viernes en la Conselleria de Interior, se ha acordado aplicar sanciones de hasta 900.000 euros a estos propietarios que faciliten con su dejacion de funciones que aniden los traficantes de droga.

“Necesitamos que se hagan cargo de sus pisos, porque generan un problema grave de convivencia y de seguridad”, ha asegurado la alcaldesa.