El comisario Miquel Esquius ha sido nombrado este martes nuevo jefe policial de los Mossos d'Esquadra, que estaban sin mando supremo desde la salida del comisario Ferran López.

López había accedido al cargo después de que el Gobierno Español cesara en sus funciones al mayor Josep Lluis Trapero, al entrar en vigor el famoso artículo 155.

La decisión la ha hecho pública el conseller' de Interior, Miquel Buch, y la manera de hacerlo a los comisarios del cuerpo, antes de hacerlo público a los medios de comunicación, ha sido a través de un mensaje de WhatsApp.

Desde mediados de junio, la policía catalana no tenía un comisario al frente de los Mossos, después de que López presentase su renuncia formal a Buch. Desde entonces, la responsabilidad estaba en manos de un político, Joan Andreu Martínez, quien asumió la dirección de la institución con dos comisarios en el máximo escalón, Joan Carles Molinero y Miquel Esquius. Éste último ha sido finalmente el elegido.