ARCHIVADO EN:

Nunca se había visto en Barcelona una organización criminal relacionada con los narcopisos tan estructurada y violenta como la que los Mossos d'Esquadra desarticularon el pasado 29 de octubre en el distrito de Ciutat Vella. Esta es una de las principales conclusiones que la policía ha extraído del amplio operativo desarrollado en el distrito del centro de Barcelona y en el que quedó desarticulada una banda dominicana de peligrosos delincuentes.

El jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos, Antoni Rodríguez, ha hecho un repaso del operativo, de cómo se preparó y ejecutó, al tiempo que ha asegurado que la sensación de malestar que en algunos momentos puede tener la ciudadanía por la aparente inacción policial no debería ser tal, ya que los procesos de investigación son largos y complejos y muchas veces hay que dejar que ocurra un delito para que un operativo mayor no se vaya al traste.

SEGUIRÁN EN MARCHA

Pese al macrooperativo del pasado mes, Antoni Rodríguez ha reconocido que no se ha acabado con el fenómeno de los narcopisos. “Sabemos que sigue habiendo narcopisos, pero nosotros seguiremos trabajando como hasta ahora para luchar contra ellos. Lo que hace falta es que se dé una respuesta integral. Pero nosotros seguiremos desmontando este tipo de organizaciones”.

Los Mossos detuvieron a 58 personas / CR
Los Mossos detuvieron a 58 personas / CR

Respecto a su la operación en Ciutat Vella ha obligado a otros grupos a desplazarse a otros distritos de la ciudad, el jefe de investigación de los mossos ha asegurado que “aún es pronto para saberlo, pero si hay constancia de que hay más afluencia de consumidores de droga en otras zonas de la ciudad, aunque no podemos aportar estadísticas”.

Respecto a las razones que llevan a este tipo de mafias a instalarse en Barcelona, Rodríguez ha afirmado que “algunos vienen porque los expulsan de otros países y buscan un lugar con facilidad de idioma o simplemente como reagrupación étnica. Pero Cataluña no puede convertirse en un centro de acogida de delincuentes”.

MUY VIOLENTOS

El operativo contra la mafia dominicana empezó hace dos años y el desencadenante fue “el enfrentamiento entre dos organizaciones que se saldó con 13 homicidios, 7 consumados y 6 en grado de tentativa”. La investigación policial, apoyada por la fiscalía y el juzgado número 27 de Barcelona, fue desarrollando durante varios meses, hasta que se decidió a actuar para desmantelar toda la cúpula de la organización.

“Durante la investigación aprendimos cómo funcionaba internamente la organización. Y vimos que había una ocupación rotativa de los narcopisos y que tenían dos líneas de negocio: la venta de droga en los pisos y el uso de los narcopisos, que es una respuesta a la actuación policial, ya que quien compra la droga no sale a la calle con ella y eso dificulta la investigación”, ha afirmado Rodríguez.

Además, asegura que la mayoría de los detenidos son “muy violentos, irascibles y acostumbrados a solucionar las cosas con amenazas. Muchos de ellos tienen antecedentes delictivos por actos violentos, aunque también hay los que no tienen antecedentes”.

La operación de los Mossos contra los narcopisos se saldó con 55 detenidos / HUGO FERNÁNDEZ
La operación de los Mossos contra los narcopisos se saldó con 55 detenidos / HUGO FERNÁNDEZ

JERARQUÍA

La estructura del grupo era jerarquizada y en ella estaban los que la dirigían y sus hombres de confianza y el resto, que habitualmente eran personas contratadas para diferentes tareas: controlar un narcopiso, vigilar la presencia policial, llevar la droga de un local a otro, etc... “Mientras los primeros eran dominicanos, el resto podían ser de cualquier nacionalidad y muchos de ellos son consumidores y prescindibles, por lo que pueden trabajar para cualquier grupo de traficantes”. De abajo arriba, la estructura la forman los punteros, que vigilan en la calle, los responsables de los pisos, el cabeza de zona y los jefes del grupo.

Los numerosos pisos vacíos que hay en el distrito facilitan, según el jefe de investigación de los mossos, la labor de estas mafias. “Muchas veces, primero consolidan la ocupación como si fuera una familia y luego lo convierten en narcopiso. Pero ellos saben que el narcopiso tiene fecha de caducidad, por lo que muchas veces los dejan 'dormidos' para seguir usándolos más adelante”.

A lo largo de la investigación, la policía ha conocido a fondo la organización, “pese a la complejidad que presentaba, entre otras cosas porque entre ellos se llamaban con motes, como Guadaña, Belleza, Gordo, Franki...”, formada por personas muy bregadas en la violencia.

58 DETENIDOS

La operación se saldó con 58 detenidos, entre ellos los cuatro máximos responsables de la organización, mientras sobre otros 17 implicados hay órdenes de búsqueda. De todos los detenidos, 18 ya han ingresado en prisión. La policía hizo 40 entradas, de los que 25 se usaban como narcopisos y el resto como almacenes o simplemente viviendas donde los traficantes dormían. También en algunos había pequeños laboratorios, “hay que tener en cuenta que no manejaban grandes cantidades de droga al mismo tiempo”, ha asegurado Rodríguez.

Además, se han intervenido pequeñas cantidades de droga, “un kilo y medio de heroína en total, aunque ya sabíamos que no se iba a intervenir mucha cantidad ya que nunca tenían mucha en circulación”.