“Hemos arriesgado nuestra vida en el mar y en el desierto para llegar hasta aquí... lo último que queremos es violencia”. Así ha empezado Lamine Sarr, portavoz del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona, este jueves en una rueda de prensa abarrotada de medios. Una semana después de los hechos que se sucedieron en Plaza Catalunya el colectivo mantero ha querido explicar su versión públicamente.

El testimonio del turista norteamericano de origen cubano agredido señalaba a los manteros como únicos culpables de sus heridas. Sin embargo, ellos han contado otra historia muy diferente. Tal como ha revelado Sarr, el turista y otro amigo se encontraban en Plaza Catalunya regateando el precio de una bolsa que vendía un mantero. Iban borrachos y llevaban alcohol en las manos. “Querían comprarla a un precio muy bajo, y cuando el mantero se negó ellos se violentaron y utilizaron un lenguaje racista”, ha añadido.

AGRESIÓN CON UNA CERVEZA

Según el colectivo, el turista se indignó y lanzó una cerveza sobre la mercancía del mantero. Además, tal como han declarado, el norteamericano recogió parte de los cristales y arañó la nuca y la espalda del mantero. En ese punto otros senegaleses que se encontraban en el lugar saltaron en su defensa. “Nuestro compañero también estaba herido pero no fue al hospital porque no tiene papeles”, ha lamentado Sarr.

Sobre la parte que contó el nortamericano de una señora que no podía pasar con las bolsas Sarr ha dicho que "no existe", que se trata de "una versión ridícula, nula y mal montada". “Sabemos que en Plaza Catalunya hay cámaras de seguridad y nos gustaría que salieran los vídeos grabados, donde se verá la verdad”, ha solicitado.

Una activista durante la concentración previa a la rueda de prensa | HUGO FERNÁNDEZ
Una activista durante la concentración previa a la rueda de prensa | HUGO FERNÁNDEZ

Para finalizar ha querido recordar que “son ellos los agredidos” y que “ninguna comunidad aguantaría todo lo que ellos soportan en la calle”. Aun así, ha condenado la violencia desproporcionada del mantero que azotó con un cinturón al turista. “Estamos aquí para buscarnos la vida y para ayudar a nuestras familias”, ha concluido.