El ministerio del Interior ha descartado que el móvil del incidente ocurrido el pasado domingo en la Sagrada Família fuera terrorista. El ministro Fernando Grande-Marlaska ha asegurado que el caso, en el que un ciudadano francés fue detenido al intentar entrar en el templo con 5 cargadores de munición, no tiene nada que ver con las amenazas terroristas que en las últimas semanas han hecho saltar las alarmas en las fuerzas de seguridad del estado.

Además, el ministro, en una entrevista en Radio Nacional, ha calificado como “muy verosímiles” las explicaciones ofrecidas por el militar detenido, confirmando las primeras informaciones que se dieron desde un primer momento tras la detención del militar francés y las explicaciones que ofreció a los policías que le interrogaron.

Grande-Marlasja ha reconocido que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado se encuentran en permanente estado de alerta ante las amenazas del terrorismo yihadista y ha asegurado que se trata de un problema controlado gracias a la cooperación internacional.

También ha recordado que el nivel de alerta se mantiene en 4 sobre 5 y que el refuerzo de las fuerzas de seguridad en las fiesta navideñas es el habitual, debido a la concentración de personas en los actos que se organizan en numerosas ciudades de todo el país.