Los delitos violentos siguen disparados en Barcelona. Cuando se cumple una semana de la presentación del barómetro municipal, el último antes de las elecciones municipales, que indicaba que la inseguridad era la principal preocupación de los barceloneses, ha trascendido que un hombre se encuentra en estado grave y está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Hospital del Mar tras ser agredido brutalmente la pasada madrugada en el Port Olímpic.

La víctima caminaba junto a un amigo por el Port Olímpic -una zona de ocio nocturno convertida en un foco habitual de robos y peleas los últimos años, según fuentes policiales-, cuando un grupo de jóvenes robó el móvil al acompañante. La persona que ahora se encuentra en el Hospital del Mar salió en ayuda de su amigo y fue agredido por los ladrones, han confirmado fuentes de los Mossos d'Esquadra.

NO HAY DETENIDOS

El hombre quedó inconsciente en el suelo y fue trasladado hasta el Hospital del Mar, el más cercano al lugar del ataque, por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) en estado grave. En una información avanzada por El País se concreta que los autores de la agresión serían tres personas de origen magrebí. La policía autonómica no ha confirmado ni el número de agresores ni la nacionalidad. Por ahora no hay detenidos y la investigación sigue abierta.

Cuando el gobierno de Ada Colau aterrizó en el Ayuntamiento, Barcelona llevaba cinco años en los que la criminalidad descendía en la ciudad. Ahora, en cambio, por segundo año seguido los delitos han aumentado, según las estadísticas. En 2016 se registraron algo más de 176.000 delitos, un 0,99% más que en 2015. El crecimiento en 2017 se disparó un 7,47% más que en el ejercicio precedente, 189.411 hechos delictivos en total. Hasta noviembre de 2018, los delitos habían aumentado un 20%