Los barceloneses desconfían de Ada Colau para resolver los grandes conflictos de la ciudad. Algunos servicios públicos también se resienten del deterioro del actual gobierno municipal, sensación que se multiplica por el incremento de los hechos delictivos en Barcelona. La Guàrdia Urbana y la limpieza de las calles son los servicios peor valorados. En el otro extremo están los mercados municipales, el metro y el servicio de suministro del agua, los únicos que superan el 7, según el segundo Barómetro de Barcelona elaborado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

La sensación de inseguridad que se vive en Barcelona pasa factura a la Guàrdia Urbana. El cuerpo policial obtiene un 5,9 de nota media. Las peores calificaciones, por distritos, las recibe en Gràcia (5,3) y Sarrià-Sant Gervasi (5,5). No obstante, solo los que se confiesan votantes de la CUP (4,0) suspenden la gestión de la Guàrdia Urbana.

ELIMINACIÓN DE LOS ANTIDISTURBIOS

El deterioro de la imagen de la Guàrdia Urbana coincide con la voluntad de Colau de eliminar su unidad de antidisturbios. La alcaldesa no goza de muchas simpatías entre la mayoría de los agentes, que denuncian una desafección del gobierno municipal hacia el cuerpo. En CCOO y en otros sindicatos aseguran que la relación con los actuales dirigentes municipales comenzó contaminada.

La limpieza también está bajo sospecha. Este servicio recibe un 5,7 de puntuación. Los barceloneses, según el estudio demoscópico, denuncian que su ciudad está cada vez más sucia y aseguran que la falta de limpieza es el mayor problema de su barrio.

NOTABLE PARA LOS MERCADOS, EL METRO Y EL AGUA

Los mercados municipales, en cambio, obtienen un 7,5 de nota media. En el podio de los servicios mejor valorados también están el metro y el suministro del agua, ambos con un 7,1. Estos resultados confirman el rechazo mayoritario de los barceloneses a una remunicipalización del servicio agua que persiguen Colau y algunos colectivos radicales.

Los mercados de Barcelona acercan los hábitos saludables a los más jóvenes / MERCATS DE BARCELONA

Los barceloneses desconfían de Colau para gestionar la ciudad. Según el segundo Barómetro de Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta, el 65% de los ciudadanos dicen que están descontentos con la alcaldesa. Cuatro meses antes, la cifra era inferior: el 57%.

LOS GRANDES CONFLICTOS

Las mayores críticas a Colau se centran en su incapacidad para combatir los hechos delictivos. El 48,5% de los barceloneses recalcan que la falta de seguridad es el aspecto que más ha empeorado la ciudad desde el pasado junio.

La primera representante de Barcelona también suspende en la gestión del top manta, de  los narcopisos, de la crisis de los taxis, las entradas y salidas de Barcelona y la proliferación de patinetes.

El turismo, demonizado desde círculos muy próximos a la alcaldesa, ya no suscita tanto rechazo. Sólo el 19,8% de los barceloneses lo percibe como un aspecto negativo. Los ciudadanos se muestran mucho más preocupados por el aumento de la inseguridad y la falta de una política de vivienda efectiva.

UNO DE CADA TRES BARCELONESES

Según el estudio demoscópico, uno de cada tres barceloneses afirman que han sufrido algún tipo de delito desde 2015. El porcentaje se acerca hasta el 50% entre los ciudadanos de 18 a 34 años.

La seguridad se ha convertido en un problema global. La gestión de los narcopisos, por ejemplo, incluso es suspendida por los votantes de Colau en 2015.

Ada Colau, en el Ayuntamiento de Barcelona
Ada Colau vive sus horas más bajas como alcaldesa de Barcelona

Los resultados obtenidos en esta encuesta del Centre d'Estudis Sociològis sobre el grado de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.