ARCHIVADO EN:

La Guardia Urbana de Barcelona está usando en sus labores diarias medidas de protección inadecuadas y que pueden poner en peligro su integridad. El sindicato CSIF ha denunciado que parte de los chalecos antibalas que los agentes de la policía municipal usan están deteriorados, bien por el desgaste que han sufrido bien por haber cumplido el periodo de vida útil.

Uno de los principales factores que provocan este deterioro de los chalecos es, según se denuncia desde el sindicato, la ausencia de una funda operativa exterior cuya misión principal es la protección del chaleco de los elementos externos que puede afectar a su estado, como el agua, el frío, el calor o los roces que puede sufrir.

CULPA A LOS RECORTES

Los responsables del sindicato aseguran que la ausencia de esta funda operativa es producto de los recortes aplicados por el Ayuntamiento en las cuentas públicas. Además, acusan a la alcaldesa de promover estos recortes en la policía municipal “desde su horizonte antisistema”.

También han detectado que para sustituir a algunos de los chalecos deteriorados se proporcionan a los agentes otros que están caducados, por lo que tampoco garantizan el cumplimiento de sus funciones de ofrecer mayor seguridad a los policías municipales durante sus actos de servicio.

Por todo ello, el CSIF ha exigido a la alcaldesa que tome las medidas oportunas y que “retire de todos los vehículos los chalecos balísticos que están caducados o descatalogados ante la falta de sus garantías de uso”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.