ARCHIVADO EN:

Agentes de la Policía de la Generalitat han desarticulado una organización criminal especializada en los robos con fuerza en domicilios de Barcelona y alrededores. Los ocho detenidos, una mujer y siete hombres, se les considera autores de 24 robos con fuerza en domicilios de Barcelona, Cornellà de Llobregat, el Prat de Llobregat, Esplugues de Llobegat, Badalona y Vic.

El grupo, de nacionalidad georgiana actuaba en ciudades de gran densidad y en viviendas con un tipo de cerradura determinado. Una vez fichados los inmuebles, durante la madrugada de viernes a sábado, los miembros de la organización actuaban en la zona. Normalmente uno de ellos se quedaba en el interior del vehículo para vigilar y el resto entraban en las casas.

                                                                                                                                         

MARCAR OBJETIVOS

Los criminales forzaban la entrada principal del inmueble con la técnica de la radiografía y, una vez en el interior del bloque, ponían cola a unos 20 centímetros del suelo, en sustitución del marcados de plástico transparente que se suele usar. Una vez marcados los objetivos, los investigados abandonaban el lugar.

Al día siguiente, los criminales volvían a los inmuebles marcados y se repartían para observar si la cola que habían puesto seguía intacta o no. Este era el indicador para saber si los residentes de la casa estaban o no. Una vez hechas las comprobaciones se iban y elegían el piso que querían violentar.

El grupo criminal robaba principalmente joyas, relojes y teléfonos móviles, para más tarde poderlo vender en el mercado negro

ESTRUCTURA JERÁRQUICA

El grupo tenía una estructura jerarquizada y perfectamente detallada. En la parte superior de la pirámide estaba el líder de la organización, que es la persona que ha participado en más robos. Por debajo estaban dos personas encargadas de gestionar el grupo operativo y el resto de inmigrantes, divididos en células, eran los encargados de ejecutar los robos. La investigación se inició en diciembre cuando los Mossos d’Esquadra detectaron que en Barcelona se habían producido muchos robos en el interior del domicilio.

Los ocho detenidos pasaron a disposición del juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona el 8 de mayo y el juez decretó prisión provisional para todos ellos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.