Los datos de los delitos cometidos en la ciudad de Barcelona vuelven a dar la razón a aquellos que ponen sobre el tapete que existe un grave problema de seguridad en la ciudad y de que el miedo que sienten muchos ciudadanos está basado en hecho reales.

En números absolutos, los últimos datos sobre la ciudad ofrecidos por el ministerio del Interior son rotundos. Entre enero y septiembre de 2017 se cometieron en Barcelona 120.576 delitos penales; en el mismo periodo de este año, la cifra se ha disparado hasta los 144.024, un 19,4 % más.

Y aunque desde el Ayuntamiento se recurre a la manida frase de que "esto pasa en muchas otras ciudades", lo cierto es que Barcelona es la quinta, de las de más de 30.000 habitantes, en aumento porcentual, tan solo superada por El Prat de Llobregat (30 %), Vic (23,5 %), Girona (21,4 %) y Santa Coloma de Gramenet (19,5 %).

DELITOS SEXUALES

Preocupa sobremanera el aumento de los delitos sexuales, que han experimentado un crecimiento de un 16 %, tanto las violaciones consumadas, un 16,3 % más, como el resto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual, con un aumento del 15,9 %. Si en los primeros tres trimestres de 2017 se produjeron 493 delitos de este tipo, en ese mismo periodo de 2018 se ha llegado a los 574 delitos, un aumento significativo.

Las violaciones han pasado de 92 a 107, mientras que los delitos contra la libertad e indemnidad sexual han pasado de 401 a 467.

ROBOS EN VIVIENDAS

Otro de los apartados que ha experimentado un aumento espectacular es el de los robos a viviendas y establecimientos comerciales, sobre todo aquellos en los que los delincuentes recurren a la fuerza.

En este caso, la subida porcentual en los nueve primeros meses del año ha sido de casi un 24 % y ha pasado de los 5.699 robos en el mismo periodo de 2017 a los 7.061 de 2018, es decir 1.392 más, unos 5 por día.

Si nos referimos en exclusiva a los robos con fuerza en domicilios, el aumento es de casi el 21 %, pasando de los 4.028 que se cometieron en 2017 a los 4.975 de 2018.

En cuanto a los robos con violencia e intimidación, los números que presenta el ministerio del Interior sobre la ciudad que gobierna Ada Colau son muy preocupantes. De los 7.340 que se denunciaron en los primeros nueve meses de 2017 se ha pasado a los 8.669 de 2018, un aumento del 18,1 %.