La Generalitat creará 1.000 nuevas plazas de Mossos d’Esquadra y de Bomberos para reforzar la seguridad y las emergencias. El conseller de Interior, Miquel Buch, ha señalado este martes en rueda de prensa posterior al Consell Executiu que esta medida busca reducir el déficit estructural de las plantillas de los dos cuerpos.

En este sentido, se crearán 750 nuevas plazas para el cuerpo de Mossos d’Esquadra y 250 para el de Bomberos.

TASA DE REPOSICIÓN

Las plazas de policías se añaden a otras 750 aprobadas el pasado 20 de diciembre del año pasado y a los 454 nuevos agentes de la última promoción graduada del Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC), mientras que las de bomberos se suman a otras 250 plazas aprobadas también en diciembre de 2018.

Según el miembro del gobierno catalán, la fórmula para hacerlo es a través de la tasa de reposición, que permite sustituir a empleados públicos que se dan de baja o se jubilan. Además, Buch ha agradecido al resto de departamentos la colaboración para crear nuevas promociones y ha criticado las limitaciones que, según ha asegurado, fija el gobierno español a la hora de crear nuevas plazas públicas.

DESVINCULA LAS PLAZAS AL REPUNTE DE CRIMINALIDAD

Con este incremento de la plantilla el gobierno de Quim Torra busca mitigar el "déficit estructural" en ambos cuerpos ante la precaria situación actual. Frente a esta situación, el conseller de Interior ha apuntado que es "inaplazable" la creación de nuevos puestos y la aprobación inmediata del incremento de la plantilla.

Buch ha desvinculado la creación de estas 1.000 plazas de los delitos ocurridos este verano en Barcelona porque ha insistido que "forma parte de un compromiso" anterior del gobierno catalán. En esta línea, el titular de interior ha señalado que el ejecutivo catalán trabaja en un plan para el cuerpo de Bomberos 2020-2025.

LAS CIFRAS NO ENGAÑAN

Según sus datos, hasta agosto de este año ha habido doce homicidios en Barcelona, una de las cifras más altas de los últimos años, mientras que los robos con violencia han aumentado un 30%, hasta los 5.331 casos. Además, existe un alto nivel de reincidencia en este tipo de robos violentos, hasta el punto de que a la policía le consta un "top 10" que concentran una elevada cifra de las denuncias. Por lo que se refiere a los homicidios, la policía catalana considera prematuro sostener que se trata de un incremento estructural, ya que dos de cada tres homicidios están vinculados con el tráfico de drogas.