ARCHIVADO EN:

El dueño de un restaurante de Barcelona, José, vive el día a día atemorizado. Su piso, situado en Ciutat Vella, fue ocupado la pasada semana por narcookupas, uno de los cuales le asestó una puñalada después de que el propietario intentara recuperar su piso, como ha informado Crónica Global.

RECUPERAR SU PISO

El dueño del piso, José, fue informado de la ocupación por un técnico de mantenimiento de interfonos que se disponía a entrar a su casa para realizar una reparación. Fue en este momento, cuando el reparador explicó al propietario del piso lo que estaba sucediendo, a lo que esté reaccionó dirigiéndose hacia él para recuperarlo.

Cuando José llamó a la puerta, los ocupantes la entreabrieron para afirmar que no estaban dispuestos a salir, alegando que en el piso había un bebé de 10 meses. Tras la negativa, se produjo un forcejeo en el que una de las okupas asestó un navajazo al dueño del piso, que tuvo que acudir al Parc de Salut Mar de Barcelona para recibir unos puntos de sutura en la herida.

DETENCIONES

Tras recibir el aviso de lo que estaba pasando, los Mossos d'Esquadra procedieron a detener a dos de los okupas que se encontraban en el interior de la vivienda. Uno de ellos fue arrestado por atentado a la autoridad, y el segundo contaba con una orden de busca y captura.

Fuentes policiales no oficiales han explicado a Crónica Global que este grupo de ocupantes se movía por el vecindario desde hacía un tiempo, y ya habían intentado entrar al piso en al menos en una ocasión.

Tanto José como su vecindario, viven con miedo de este clan, que ya ha amenazado a más vecinos de la zona. De la misma manera, critican que la Agència de l'Habitatge de Catalunya, dependiente de la Generalitat, no haya reforzado la puerta de entrada pese a las reiteradas peticiones que se han formulado.