La alcaldesa de Barcelona no faltó en la cita anual del Pride Barcelona. Ada Colau, junto a otros miembros de Barcelona en Comú, bailó en un espacio privado y protegida por dos agentes de la Guardia Urbana mientras un clan de colombianos robaba más de 40 móviles a los ciudadanos que se habían acercado hasta la avenida María Cristina durante el festival del orgullo LGTBI.

Fuentes del cuerpo policial han explicado que la primera edil de la ciudad llegó hasta el punto donde se celebraba el Pride sobre las 20:00 horas y que no se fue hasta entrada la noche. Colau permaneció durante horas en el espacio reservado a las celebrities y el acceso a la zona estaba controlado por seguridad privada y por compañeros, según avanza Crónica Global.

CLAN COLOMBIANO

Los agentes y los miembros de fuerzas de seguridad han criticado que la alcaldesa estuviera bailando protegida del gran público al mismo tiempo que unas 50.000 personas eran el objetivo de los clanes de los robos. A su vez, han explicado que “son 30 personas que no están fichadas por la policía. Entran en los festivales, pagan la entrada y roban lo que pueden”.

Desde el cuerpo policial aseguran que son colombianos y que están altamente organizados. Durante la noche del orgullo LGTBI se calcula que hubo unos 40 robos solo de móviles atribuidos a este clan, que se iban moviendo entre la multitud mientras cogían lo que podían.

ROBO CON VIOLENCIA

Durante la noche del Pride se registró un robo con violencia de un individuo que trató de llevarse por la fuerza la cadena de oro de uno de los fiesteros. En esta línea los agentes apuntan que “la banda actúa como aves de rapiña: cogen todo lo que pueden”.