El aumento de los delitos en Barcelona y la inseguridad que respira en la ciudad han colocado de nuevo a Ada Colau contra las cuerdas. El gobierno de los comuns presentó este jueves el barómetro municipal que el Ayuntamiento hace cada medio año y el resultado es que los barceloneses ven la inseguridad como el principal problema de Barcelona. Lo reconocía el propio primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello: "La inseguridad vuelve a ser la principal preocupación de los barceloneses, diez años después".

La grave situación ha llevado a PDeCAT y ERC a solicitar la celebración de un pleno extraordinario que tiene como objetivo "reprobar la gestión del gobierno municipal en materia de seguridad" e instar a la alcaldesa a cambiar las políticas en este ámbito. En opinión de los dos grupos municipales, la gestión que se ha hecho hasta ahora en esta materia ha sido completamente "ineficaz". PDeCAT y ERC piden también a Colau que dote a la Guàrdia Urbana de los recursos humanos, materiales y de formación necesarios".

EL 21%, PREOCUPADOS POR LOS DELITOS

Fuentes del PDeCAT han asegurado que ya disponen de la mayoría necesaria para que Colau tenga que convocar el pleno obligatoriamente. Desde la fecha en que se ha registrado la petición, este viernes, la alcaldesa dispone de 15 días para convocar el pleno. Si Colau lo ve bien, podría encabir el tema de la seguridad dentro de otro pleno extraordinario sobre terrazas que se celebrará el 9 de enero, aseguran fuentes del partido que encabeza Xavier Trias.

El barómetro municipal arrojó que el 21% de los ciudadanos están preocupados por la inseguridad en Barcelona. La petición de pleno firmada por ERC y PDeCAT recuerda que los delitos aumentaron un 20% el en 2018 en la ciudad y sostienen que estos datos son en gran medida "el resultado de la gestión de un gobierno municipal que desde el minuto cero de este mandato ha actuado con prejuicios ideológicos sobre el papel de la policía y de la Guàrdia Urbana en particular".