ARCHIVADO EN:

Barcelona blinda la Sagrada Família contra los ataques terroristas. Este viernes, la basílica ha amanecido con los operarios municipales colocando grandes macetas de plástico negro  y cubos de hormigón que impidan el paso de vehículos a gran velocidad. A esta medida hay que añadir una amplia presencia de Mossos armados en los aledaños del templo.

Las jardineras se están colocando en las esquinas de Sardenya​ con Provença y Mallorca, lo que comporta el corte de circulación en este tramo de Sardenya. Los trabajos han cogido desprevenidos a muchos conductores y las congestiones eran importantes este viernes en Provença. Los vehículos que bajan por Sardenya son desviados hacia Provença, lo que provoca largas colas, ya que en ese tramo la vía tiene un único carril de circulación. Quienes no se han visto afectados son los turistas que querían visitar la Sagrada Familia.

Corte de calle Sardenya, en la Sagrada Familia, por seguridad

Corte de la calle de Sardenya por seguridad, en la Sagrada Família / JORDI SUBIRANA

El corte coincide con la apertura del mercado de Navidad de la Sagrada Família, lo que hará que hasta el 23 de diciembre los turistas que visitan el monumento de Antoni Gaudí convivan con las familias que se acerquen al mercado.

Estas medidas forman parte del paquete aprobado la semana pasada por la Junta Local de Seguridad, que acordó la peatonalización de los entornos de la basílica de Gaudí y la colocación de bolardos en algunos de los puntos más céntricos de la ciudad, entre ellos La Rambla, como medidas ante la amenzada jihadista. Las medidas se implantarán de manera progresiva.

MÁS RESTRICCIONES DE TRÁFICO

En la Sagrada Família, y antes de final de año, se producirán más cortes de tráfico, con más medidas de seguridad, que serán definitivos, al igual que el que ya está en funcionamiento. Concretamente, los tramos de calles que se peatonalizarán serán los de Marina, entre València y Provença (dos travesías en total), y el de Provença, entre Sardenya y Marina. Estos cortes no afectarán a la circulación de vehículos por la calle de Mallorca.

Además de blindar el monumento ante un previsible ataque, la decisión busca también mejorar la seguridad viaria ante las previsibles ocupaciones de calzada por la alta densidad de turistas. Este viernes, algunos trabajadores municipales de la zona expresaron a Metrópoli Abierta su preocupación por si los carriles bici seguirán operativos o se cerrarán, especialmente el de Provença, muy utilizado. "Si no los cierran, y los ciclistas siguen circulando, probablemente se producirán accidentes con los turistas que ocuparán la calzada", avisan.

En el centro de la ciudad, se instalará arbolado, jardineras y cubos de hormigón con el objetivo de intentar evitar que se produzca un antentado similar al del 17-A en la Rambla, cuando una furgoneta arrolló a centenares de personas y dejó un balance de 15 muertos en el paseo y más de 100 heridos. También está previsto incluir medidas más permanentes en los proyectos y reformas urbanísticas que están en marcha.

Uno de los primeros puntos en los que se han instalado jardineras gigantes contra los ataques es la avenida de la Catedral y la plaza Nova, donde hasta el 23 de diciembre se celebra la tradicional Fira de Santa Llúcia. Fuentes municipales indicaron que no les consta que ahora mismo se estén poniendo bolardos en otras zonas de la ciudad. "Se irán colocando", afirman.

Medidas antiterroristas en la avenida de la Catedral
Jardineras y bloques de hormigón, en la avenida de la Catedral / XAVIER ADELL

Tras los atentados del pasado agosto, las fuerzas de seguridad ya reforzaron los dispositivos policiales y colocaron obstáculos móviles en varios puntos de la capital catalana, algunos de los cuales quedarán sustituidos por obstáculos fijos, según la Junta Local de Seguridad.

Estas medidas han sido acordadas por el grupo específico que la Junta Local de Seguridad constituyó tras los atentados yihadistas del agosto pasado, integrado por el Ayuntamiento de Barcelona, los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil, para analizar los riesgos y valorar la adopción de medidas adicionales de seguridad.

Las medidas que se empiezan a aplicar a partir de ahora se han adoptado de manera coordinada y de común acuerdo entre todos los cuerpos policiales con el objetivo de que sean compatibles con el modelo de ciudad, según la conselleria de Interior.

Paralelamente, en el marco de la campaña de Navidad, y ante una mayor afluencia de gente a las zonas comerciales de Barcelona, la Guàrdia Urbana y los Mossos refuerzan su presencia en estos puntos, especialmente con agentes uniformados, para realizar labores de prevención.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.