ARCHIVADO EN:

Gran Germano ha llegado a Barcelona para quedarse. Desde este mes de mayo, multitud de ojos electrónicos y de fuentes de información denuncian narcopisos, ubicaciones de vendedores de droga en la calle, lateros, carteristas, peleas o incidentes que afectan a la seguridad. Pero que nadie se llame a confusión: no es que el Ayuntamiento de Barcelona haya decidido tomar medidas contra la inseguridad ciudadana. Todo es obra de particulares, de vecinos cansados de que la capital de Cataluña se esté degradando a pasos agigantados. Lo que no hace el Ayuntamiento o la Generalitat lo hacen ciudadanos de a pie, que también envían sus comunicaciones a Guardia Urbana y a Mossos para que se den por enterados.

La vigilancia se lleva a cabo a través de diversos métodos: desde fotografías o vídeos facilitados por los vecinos hasta imágenes de las fuerzas de seguridad o instantáneas de paseantes. Además, un programa llamado SYbot difunde también imágenes, noticias o informaciones facilitadas tanto por los Cuerpos de Seguridad como por vecinos, foráneos e incluso medios de comunicación. Y son varios los usuarios que se ayudan en la red para denunciar cualquier irregularidad. Sybot está basado en la disciplina denominada Social Media Intelligence (Socmint), es decir, en la inteligencia basada en información obtenida de las redes sociales. Es el ciberespacio el hábitat natural de esta disciplina que sólo gestiona los nuevos riesgos de seguridad.

El usuario Helpers BCN comenzó a operar este 14 de mayo. “Narcopiso detectado en la calle de l’Om, 9. Venta de drogas. Actos incívicos y actitud agresiva con los vecinos. Ocupación del piso ilegal”, fue su primer mensaje, que iba acompañado de un plano de la zona donde se ubica el inmueble extraído de Google Maps. Ese mismo día, alertaba de otro incidente: “Detectado un sin techo en la Rambla del Raval con la calle Sant Pau. Lleva cinco días en la zona. Increpa a los vecinos y los amenaza con una actitud agresiva. Se masturba en plena vía pública”. También adjuntaba un plano y una fotografía del indigente.

INICIATIVA CIUDADANA

Helpers es una iniciativa de colaboración ciudadana encargada exclusivamente de señalar en un mapa “las actividades delictivas en tiempo real: carteristas, narcopisos, agresiones machistas, etc”.

Ese mismo día denunciaba a un “captador de un Coffee Shop ilegal en la calle Regomir, un narcopiso reokupado en la salle Sant Gil, otro narcopiso más en la calle Cardona y mendigos junto a jeringuillas y mucha basura en los jardines de Walter Benjamin. Al día siguiente, se hacía eco de jeringuillas en el suelo en la plaza Salvador Seguí, “al lado de un parque de niños”. Este usuario facilita un mapa para recibir denuncias anónimas sobre cuestiones relacionadas con la seguridad. “Alerta. La persona que hace poco agredió a un hombre de 25 años ha sido detectado por los alrededores del narcopiso de la calle de l’Om 9. Está considerado muy peligroso y agresivo. Si lo veis, no os acerquéis”, lanzaba en la tarde de este jueves.

Poco después, se ufanaba esta web de que ya estaba en marcha “un operativo de la Guardia Urbana y de los Mossos para cerrar un narcopiso”. Era el de la calle Cardona. “Helpers BCN detectó el narcopiso hace dos días gracias a la colaboración ciudadana”, se felicitaba.

UN ÉXITO TOTAL

También entra en las disputas de las mafias locales. “Detectada una amenaza a un negocio familiar del Gòtic Sud. El propietario de la tienda habría sido amenazado de muerte después de evitar que el sujeto agrediese a clientes del establecimiento. El agresor es un joven de pelo castaño corto”, denunciaba Helpers BCN acompañando una foto del delincuente (con los ojos tapados). Lo cierto es que la irrupción de este ojo vigilante fue todo un éxito. “En sólo dos días de colaboración con los vecinos, tenemos detectados seis narcopisos y diversos puntos habituales de carteristas. Desde hoy [jueves por la noche] activamos la opción filtros para que podáis consultar hechos concretos”.

Censurat News, otro de los ojos de Gran Hermano en la capital catalana, se sumaba a las denuncias de Helpers. “Aviso a las instituciones –alertaba este jueves-. El señor de la tienda, padre de una hija de dos años, está amenazado de muerte. Dos opciones: Garantizan ustedes su seguridad. O la garantizamos nosotros”. Acompañaba la dirección de la tienda, en la calle Sant Francesc, y una foto de la misma con el rostro del propietario tapado. Al agresor que Helpers BCN tapaba los ojos, Censurat News lo muestra en todo su esplendor: “Finalmente, el chico del patinete agredió a los clientes de una tienda. Cuando el vendedor recriminó su actitud, lo agredió a él. Al final, entre todos lo han retenido hasta que llegó la policía. Pero ya está en la calle de nuevo”, explican con una fotografía del agresor.

FOTOS DE LOS DELINCUENTES

Este mismo portal anunciaba este viernes la detención de un traficante de un narcopiso por la violación de una niña de 13 años en el Raval. “El agresor sexual es uno de los narcotraficantes que hemos publicado esta semana peleándose”, explicaba. El pasado 15 de mayo, Censurat News mostraba el vídeo de una pelea multitudinaria en el Raval y difundía fotos de carteristas: “Que todos vean la cara de los jóvenes que han agredido a una pareja de turistas holandeses para robarles un reloj de pulsera. Son reincidentes”, decía.

De manera similar funciona Al-nginx, que lleva operando desde noviembre de 2017, aunque no se ha centrado en la inseguridad de Barcelona hasta este mismo mes de mayo, a un mes escaso de las elecciones municipales. Este usuario se hizo eco el pasado 13 de mayo de un nuevo vídeo del ISIS en albanés “donde se recrea el atentado de Barcelona del 17 de agosto y se anima a las katibas balcánicas a atentar”, enviado por un usuario.

El pasado 8 de mayo, Al-nginx emitía una alerta en la que identificaba en fotografías perfectamente nítidas a “captadores para Cofee Shop ilegales detectados por SYbot en la calle Escudellers con Nou de Sant Francesc”. Las fotografías, al parecer, fueron sacadas por un vecino y enviadas a la web de denuncia. Las denuncias de este portal son, por lo demás, similares a las de los otros dos, con muy parecido tratamiento de imágenes y texto. Un arma ciudadana para contrarrestar la pasividad municipal en el candente tema de la inseguridad.