El pasado domingo 7 de octubre, Albert Rivera, líder del partido de Ciudadanos, se disponía a coger un avión en el aeropuerto del Prat con destino a Madrid cuando el azar quiso que se sometería a los controles de seguridad aleatorios de "prueba de trazas". Fue ahí cuando empezó una tensa discusión entre los miembros de seguridad de Rivera y los del aeropuerto. 

Una vez pasado el arco de seguridad, al líder de Ciudadanos se le pidió que se sometiera al control aleatorio de la "prueba de trazas" que tiene como objetivo detectar si los viajeros llevan algún elemento no permitido o trazas de explosivos. 

En aquel justo momento, los miembros de seguridad de Rivera se negaron a que el político pasara por estas pruebas que buscan en la maleta cualquier tipo de sustancia. A lo que, uno de los escoltas de Rivera les dijo a los vigilantes del aeropuerto que era agente de la Policía Nacional y que ya se hacía cargo de la situación, tal y como explican fuente cercanas a La Vanguardia. A lo que los trabajadores respondieron que si no se realizaba la comprobación, debían proceder a identificar al agente con su número de placa tal y como dicta el protocolo de actuación en estos casos.

DISPUTA Y DENUNCIA 

Tras la tensa situación entre el personal de seguridad del aeropuerto y los escoltas de Rivera, la Alternativa Sindical ha presentado una denuncia. Tal y como publica el medio de CatalunyaPress, tras el 'tira y afloja' y Rivera ya en el avión, varios escoltas volvieron al control para increpar a los vigilantes asegurando que "habían interferido en un operativo" y amenazando a los vigilantes del aeropuerto con un "La próxima vez te pongo los grilletes y te llevo p'alante".

Desde Ciudadanos afirman a través de un comunicado que Rivera: ""Una vez pasado el control, (Rivera) cumplió con las órdenes indicadas por criterio exclusivo de los agentes y nunca se ha negado a detenerse en ningún control cuando ha sido requerido para ello. Por tanto, se trata de una cuestión que depende del criterio y la autoridad, exclusivamente, de la Policía Nacional". Además, por este lado afirman que en ningún momento hubo un 'rifirrafe' entre los miembros de seguridad. 

La seguridad privada del aeropuerto de El Prat corre a cargo de la empresa Trablisa que trabaja bajo la supervisión de la Guardia Civil y realizan los protocolos marcados por la ley. Finalmente, la Policía Nacional ha interpuesto una denuncia a los trabajadores que serán citados en comisaría el próximo 25 de octubre a las 9.30h.  Por otro lado, el sindicato Alternativa Sindical, la empresa ha citado a los vigilantes y podría abrirles expediente por incumplir el mandato de colaboración con las fuerzas de seguridad.