ARCHIVADO EN:

¿Se puede ir el Mobile de Barcelona? La respuesta es que el riesgo existe y es evidente, "pero si se hacen bien las cosas y el entorno seguro y estable", el congreso seguirá en Barcelona, al menos hasta 2023, cuando finaliza el actual compromiso, afirman fuentes próximas al GSMA, la asociación que organiza el congreso y que representa a más de 800 operadores de unas 300 empresas.

El motivo que la capital catalana puede dejar de albergar el Mobile World Congress (MWC) hay que buscarlo en el clima de inestabilidad política vivido los últimos meses en Catalunya y que ha generado desconfianza en los organizadores del congreso. Según el ministro de Industria y Energía, Álvaro Nadal, el Mobile se puede ir de Barcelona. "Riesgo hay, ahora y desde antes", ha dicho Nadal, para quien el proceso soberanista está "creando un cierto nerviosismo" entre los organizadores del congreso.

El ministro ha criticado también el desplante de la alcaldesa Ada Colau y del presidente del Parlament, Roger Torrent a Felipe VI. "Francamente, no se entiende. Fue un gesto políticamente que no tocaba, y menos ahora con la situación tan delicada como está el Mobile". El domingo, ambos políticos catalanes decidieron no acudir a la recepción oficial del Mobile al monarca en protesta por la situación política excepcional que se vive en Catalunya y por el discurso del Rey, el 3 de octubre, dos días después del referéndum, en el que no tuvo ningún recuerdo por los heridos por las cargas policiales. La regidora del PSC, Montserrat Ballarín, ha dicho que el acto de Colau fue "una irresponsabilidad". 

Este lunes, tras la aciaga noche del domingo, con concentraciones en las calles a favor y en contra de la visita del Rey, Colau se ha aprestado a intentar calmar los ánimos y ha asegurado que el próximo año el Mobile se celebrará en Barcelona. "Nadie lo ha cuestionado. Todo el mundo ha expresado la convicción de que tiene que seguir en Barcelona, porque es uno de los hubs tecnológicos líderes de Europa".

ENTRE DUBÁI Y EUROPA

Ante el clima que se vive en Barcelona desde hace meses, algunas ciudades se han posicionado para albergar el congreso. Una de ellas es Dubái. El interés de Dubái en convertirse en la sede del Mobile nace en un intento de convertir el emirato árabe en un destino consolidado de congresos y ferias y en potenciar la zona como un epicentro de turismo empresarial. Al concejal del PP, Alberto Fernández, le preocupa particularmente que "Dubái o cualquier otra ciudad asiática pague y se lleve el Mobile, como si fuese un traspaso de futbol, una nueva operación Neymar", sostiene.

Dubái ha sido elegida para albergar la Exposición Universal, entre octubre del 2020 y abril del 2021, lo que ha llevado al país a construir un nuevo recinto firal de más de 438 hectáreas, dicen fuentes del sector tecnológico. Sin embargo, un portavoz cercano al GSMA afirma que Dubái no se contempla y que si el congreso deja en algún momento Barcelona se piensa más en una ciudad europea "por logística y funcionamiento", aunque las mismas fuentes insisten en que ninguna gran capital del continente puede competir hoy por hoy con Barcelona si se hacen bien las cosas. 

Entre las urbes europeas que se han interesado por el Mobile figuran Múnich, París y Milán. "Hay ciudades europeas que tienen una envidia sana de Barcelona y que darían lo que fuese por organizar el Mobile", dice el director general del Gremi de Restauració y exconcejal de comercio con el PSC, Roger Pallarols, para quien sería una catástrofe que el MWC abandonase la ciudad.

Oficialmente, Barcelona y el GSMA tienen un acuerdo hasta el año 2023. Así lo han recordado este lunes la alcaldesa y el consejero delegado del GSMA, John Hoffman. GSMA quiere cumplirlo, pero como recordó en la presentación de este año, el jefe de márketing del GSMA, Michael O'Hara, "esperemos que la situación lo permita. Lo que queremos es un entorno estable y seguro". Fuentes próximas al Mobile han indicado que el acuerdo hasta el 2023 podría estar pendiente de una "renovación formal en 2019", aunque en el Ayuntamiento no se tiene constancia de ello.

El Mobile es el gran escaparate internacional de la telefonía móvil / GSMA 
Cartel del Mobile de este año en Barcelona 

Si bien fuentes cercanas al GSMA aseguran que se diferencia "entre el conflicto político y el congreso", lo cierto es que la situación que se vive desde hace meses --con un referéndum ilegal, violentas cargas policiales, una Declaración Unilateral de Independencia (DUI), la aplicación del artículo 155 de la Constitución y políticos encarcelados-- genera inestabilidad y desconfianza, y eso no gusta a la economía. La propia Colau ha advertido que ante determinados acontecimientos "el mundo económico se asusta y envía alarmas".

"¿Quién querrá venir después a Barcelona? Será como una llamada internacional que pondrá en cuestión a la ciudad y su oferta. Estamos en un mundo globalizado, para lo bueno o para lo malo. Es así, y si cometes errores lo puedes pagar muy caro", apunta el director general del Gremi de Restauració  en una entrevista con Metrópoli Abierta

Barcelona acoge el Mobile desde el año 2006, tras dejar la ciudad francesa de Cannes. Con la de este año son 13 adiciones. El impacto económico directo de la feria en Barcelona es indiscutible. En solo cuatro días, los 108.000 asistentes que se prevé que pasarán por el recinto firal dejarán en la ciudad más de 470 millones y se crean unos 15.000 empleos temporales.

PROYECTO ESTRATÉGICO PARA EL PDeCAT

La regidora del PDeCAT, Sònia Recasens, considera el Mobile "como un proyecto estratégico de ciudad, que ha nacido y crecido aquí". Según Recasens, Barcelona tiene lo mejor que una ciudad puede ofrecer a un congreso como el MWC. "Tenemos que saber que tenemos entre manos para mantener este importante certamen para el futuro de la ciudad", apunta Recasens. "Y espero que la alcaldesa Colau también sepa lo que tiene entre manos", advierte la exresponsable del área económica municipal entre 2011 y 2015 con el alcalde Xavier Trias.

Desde Ciutadans, Carina Mejias, ve necesario un cambio en la alcaldia para evitar gestos como el boicot de Colau al Rey que, en su opinión, no ayudan a generar estabilidad económica y a mantener congresos como el Mobile. Para la regidora de la formación naranja, el MWC dinamiza muchos sectores de Barcelona y es fruto del esfuerzo de años de mucha gente. Mejias también defiende los atractivos de Barcelona frente a Dubái, "tanto en infraestructuras, clima y servicios", y sobre todo porque es un sector, el tecnológico, en el que Barcelona lleva más de 20 años trabajando.

La concejala socialista Montserrat Ballarín subraya que si el Mobile dejara Barcelona sería una "pésima noticia" y cree que el congreso antes de tomar una decisión como ésta tendría que valorar "las fortalezas de Barcelona, como una ciudad tecnológica de primer orden, y cómo el congreso ha ido mejorando con los años". En cualquier caso, Ballarín reconoce que el proceso soberanista, la DUI y el 155 no han ayudado a mantener la buena imagen internacional de Barcelona.