ARCHIVADO EN:

Una isla paradisíaca plagada de neohippies son el lugar y los protagonistas de la última novela de SB Francisco, Leyendas de Tamora. Tras la publicación de Una oveja para Trebopala en noviembre del pasado año, este autor que ha ejercido innumerables trabajos para poder dedicarse a su pasión cambia la Hispania anterior al nacimiento de Cristo por una mirada contemporánea en el que la crítica en la necesidad personal de "creer en algo" se plasma en un ambiente desenfadado y alternativo.

EL PARAÍSO NEOHIPPIE

El escenario elegido por SB Francisco no podría haber sido más idílico. La isla de Tamora es un lugar paradisíaco lejos de compromisos y obligaciones, donde sus habitantes son unos auténticos neohippies cuya única disposición es la de disfrutar del día a día. "Los tamoranos son estos chicos que se han ido a una isla a vivir de la pesca y a ligar todo el día", explica el novelista sobre los personajes.

Y es que el autor asegura que estos particulares inquilinos "son hijos nuestros, los niños mimados de nuestra civilización occidental". Por ello, no duda en comprararlos con barceloneses, asegurando que "con el alquiler de un piso heredado en Barcelona ya se puede vivir en una isla paradisíaca", como es Tamora. Así, el lector puede encontrar un paralelismo entre los isleños y los vecinos de la capital catalana en cuanto a la "mentalidad de la población se refiere", que se piensa "muy moderna" pero que a la vez "cree en cualquier cosa".

NECESIDAD DE CREER

SB Francisco explica que actualmente "ya no creemos en nuestras bases culturales". "Ya no existe Dios, pero tampoco existe la razón, que nos ha llevado a la cultura occidental a donde estamos en muchos ámbitos".

IMG 4947
SB Francisco, durante la entrevista / RP

Por esta razón, asegura que "todos necesitamos creer cosas maravillosas porque la vida es aburrida". Aquí se establece la crítica debido a que "hay muchísima gente que cree en muchas cosas", lo que el novelista considera un "error tremendo" pero, a la vez, su fuente de inspiración en este título.

"Nuestro héroe no era Sheldon Cooper, era Mick Jagger"

IMPORTANCIA DE LAS DROGAS

El escritor no esconde su interés y la importancia de las drogas para elaborar esta publicación. SB Francisco encuentra en ellas una motivación "literaria", ya que "ocupan el papel de los sueños en la literatura, trascender esa vertiente racional del comportamiento del hombre". Mediante los psicotrópicos, que van de la mano de los tamoranos, el novelista consigue tener al "hombre completo" que comete locuras más allá de la razón.

Por otra parte el autor de Leyendas de Tamora, que ya se encuentra disponible en formato eBook, asegura que las drogas están más allá del "tema mafioso", con un alto porcentaje de la población que las consume. Esta realidad, sumada a pertenecer a una generación que "vivió este asunto en primera persona" fueron los desencadenantes definitivos para llevar a cabo esta apuesta: "Nuestro héroe no era Sheldon Cooper, era Mick Jagger. Quería hablar de la droga con los efectos que afectan a nuestro comportamiento", indica.

NUEVO TÍTULO

Si hay algo que SB Francisco tiene completamente claro, es que en un futuro próximo publicará una nueva novela, siguiendo así con su "pasión". Lo incierto en este caso es la temática de ésta. 

Pese a que el novelista confiesa que le gustaría "poner al ser humano en otro entorno", así como su deseo de reflejar "la postadolescencia", etapa en la que el hombre "empieza a ver mundo". Mientras tanto, continuará trabajando para que, si las cosas van bien, en cuestión de un mes pueda dar inicio a la creación de otro relato.