ARCHIVADO EN:

El problema de las ratas sigue siendo una de las principales preocupaciones de vecinos de barrios como l'Eixample, Nou Barris y de los usuarios del metro de Barcelona que ven como algo habitual convivir con estos roedores. 

A pesar de que el ayuntamiento de Barcelona insiste que ni las quejas ni las intervenciones han aumentado, y de que las pocas incidencias que han recibido ya han sido controladas, las últimas imágenes que nos dejaban las lluvias de ratas flotando en la playa de La Barceloneta evidencia un problema significativo en la ciudad condal. 
En 2017 se doblaron los recursos para su control, pero este año vuelve a funcionar el operativo habitual, con cinco equipos de dos técnicos. Un protocolo que no consigue evitar que las ratas vuelvan a verse corriendo por las calles y los andenes. Otro de los principales problemas es el aumento de residuos durante el verano que dificultad el control de estos animales. 

PARQUES, ZONAS VERDES Y ALMACENES

Tal y como cuenta El Periódico, los vecinos de La Barceloneta y la Guineueta se quejan de su presencia, que ya no solo se limita a los paseos nocturnos. Durante estas semanas, se han empezado a ver  carteles municipales que advierten de las zonas tratadas con químicos para erradicar esta plaga, como en el Paseo Sant Joan o en Vallcarca. 

El ayuntamiento también advierte de que las zonas más comunes para estos mamíferos son los espacios verdes y parques, en los que ya se están tomando medidas, pero también afirman que son frecuentes en los almacenes y parkings privados. En este caso, insisten en que las soluciones las deben poner los propietarios, cosa que no siempre pasa. 
 

1.600 QUEJAS VECINALES

El pasado 2016, los técnicos de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, a cargo del control de plagas, recibieron unas 1.600 quejas vecinales que alertaban de la presencia de ratas de ciudad en las calles y parques de la capital catalana, lo que supuso unas 12.500 intervenciones. En 2017 se registraron más de 800 llamadas y 15.000 intervenciones. Aunque una de las causas de este repunte es precisamente la mayor presencia de técnicos de vigilancia y control en la vía pública.

Ante estas cifras, la Comisionada de Salud del consistorio barcelonés, Gemma Tarafa, ha querido desactivar posibles alarmas y ha recordado que “la presencia de roedores no se ha convertido en un problema de salud pública en Barcelona”. Por el momento, en lo que va de año se han registrado dos incidencias relacionadas con las ratas.