ARCHIVADO EN:

No tiene fiebre ni le tiemblan las piernas, Pedro V., ha sido el paciente adulto que ha superado una meta médica como es la del transplante renal número 2.000 liderado por el doctor Enrique Trilla.

El caso de Pedro V. demuestra “cómo ha mejorado el tratamiento de diálisis y de recuperación postoperatoria en los últimos años”, explica Francesc Moreso, el jefe clínico de trasplantes renales. Él mismo comenta que ya se operan a enfermos de insuficiencia renal de hasta 70 años de edad.

La doctora Joana Sallarés recibe a Pedro V. en el módulo B del hospital Vall d´Hebron. Una cita de seguimiento postoperatorio que el paciente combina con un centro concertado ubicado en Lleida, provincia donde reside. “El seguimiento postoperatorio aminora con el tiempo después de la operación. A Pedro le operamos en julio. Al principio, las revisiones eran semanalmente y ahora cada mes y medio hasta que lleguemos a una visita trimestral”, ecplica Sallarés. Sin embargo, el jefe clínico de trasplantes renales, sostiene que “los pacientes trasplantados son enfermos crónicos porque tienen que medicarse toda su vida”.

Pese a que Pedro V., era un paciente aventajado porque no padecía grandes síntomas, le diagnosticaron un linfoma (cáncer en el sistema immunitario) en el año 1996 y desde entonces ha pasado un año en la cama, un año y medio de diálisis, una operación de riñón por la que ha permanecido cuatro meses de baja laboral y por último, ocho días de ingreso postoperatorio. Su riñón procede de un cuerpo cadáver. Un órgano que se sitúa en el primer puesto de las donaciones orgánicas en la unidad de transplantes de la Vall d´Hebron. Solo en el año 2016, esta unidad recibió hasta 130 riñones donados, el 80% procedentes de cuerpos ya fallecidos y un 20% con el consentimiento de personas en vida.

El doctor Moreso orgulloso del trabajo de sensibilización para transplantes del hospital, ha asegurado que Cataluña es una región de referencia mundial en cuanto al nivel de refutación tan bajo que de las familias tienen cuando un familiar decide donar órganos. Menos de un 15% de familiares rebaten la libre decisión de los donantes a donar. 

A modo de prevención, el doctor Moreso ha recordado la probabilidad de padecer alguna insuficiencia renal debida a algún factor hereditario para el que no hay solución y lo importante que es controlar la diabetes con un simple análisis clínico.

El primer trasplante renal del hospital se realizó en el año 1976. Hoy ya suman 2.031en adultos más 377 trasplantes renales pediátricos.