La comisaría de los Mossos d'Esquadra en el distrito de Ciutat Vella se ha visto obligada a cerrar parte de sus instalaciones ante la aparición de un brote de sarna. El brote se ha detectado en un menor de edad que estaba en la comisaría, por lo que los agentes han tomado las medidas necesairas para evitar que el brote se propague.

El menor afectado y los otro menores no acompañados que pernoctaban en la comisaría, y que han estado en contacto con él, han sido trasladados a un centro hospitalario para que reciban el tratamiento adecuado para poner ser sometidos a las pruebas pertinentes, averiguar si alguno de ellos está también afectado y someterles a los tratamientos médicos adecuados para poner fin a la enfermedad.

Para prevenir cualquier tipo de contagio, la parte de la sala de espera en la que se encontraban los menores no acompañados, que han sido trasladados a un centro hospitalario, ha sido clausurada y sometida a un proceso de desinfección para evitar que cualquier otra persona que acceda a las instalaciones se vean contagiada.

La presencia de la sarna, una enfermedad asociada a la falta de higiene, no es rara y su curación es sencilla, aunque su presencia resulta molesta y su contagio es muy fácil si se está en contacto con la persona que la sufre.