La Sagrada Família quiere cuidar a sus visitantes. Es por eso que ha encargado a la empresa B+SAFE la instalación de nueve desfibriladores para atender los posibles casos de paros cardíacos a alguno de los cinco millones de visitantes que recibe el templo cada año.

La Sagrada Familia recibe una media de 1.500 visitantes a la hora cada día y es el recinto monumental más visitado de Barcelona, así que debe de estar preparado para afrontar posibles paros cardíacos.

LOS VISITANTES ESTARÁN CARDIOPROTEGIDOS 

"Gracias a esta iniciativa, las 14.000 personas que visitan el templo cada día estarán cardioprotegidas y se podría atender hasta 7 personas con problemas cardíacos de forma simultánea", ha contado Aleix Riera, responsable de prevención de riesgos laborales de la Sagrada Familia.

"El volumen de visitas del templo aconsejaba la disponibilidad de estos equipos, que se han dimensionado de acuerdo con las necesidades y el volumen de visitas. Lo deseable es no tener que utilizarlos, pero contar con ellos nos da una enorme tranquilidad y una capacidad de respuesta que puede salvar muchas vidas", ha añadido aliviado. 

Cuatro de los equipos se han instalado en las zonas abiertas al público en la basílica, dos en las oficinas del templo, uno en la zona de obras, uno en la casa museo de Gaudí y otro en las oficinas centrales. Asimismo, ha formado al personal interno y externo en el uso de los desfibriladores y en técnicas de Soporte Vital Básico y Resucitación Cardio Pulmonar.