El Raval vuelve a levantarse contra lo que considera un sinvivir en el barrio más conflictivo de Barcelona en los últimos tiempos. Dos temas se han juntado en los últimos días: la reivindicación de un nuevo Centro de Asistencia Primaria que sigue en el aire y, por otra parte, acabar con las jeringuillas que cada vez son más habituales cerca de los colegios.

Este miércoles, la plataforma CAP Raval Norte convocó una asamblea con el lema Organízate hacia la Misericordia, en busca de acción conjunta de las entidades vecinales y sociales del barrio para conseguir un nuevo centro de atención primaria. De la asamblea, que tuvo lugar en el CAP Doctor Lluís Sayé, salió la firme resolución de pasar a la acción.

La nueva plataforma CAP Nuevo Digno Ya ha iniciado una campaña para recoger firmas. Necesitan 3.750 para llevar al pleno del Ayuntamiento la posibilidad de revocar el actual acuerdo, al que llegaron el MACBA y el Departament de Cultura, con el fin de transformar la Casa de la Misericordia en un nuevo espacio museístico.

La plataforma necesita 21 votos a favor en el consistorio para revocar el acuerdo y amenazan con que que si no encuentran el apoyo necesario habrá repercusiones electorales. La plataforma también insiste en que la situación del CAP del Raval es de extrema urgencia y que no aceptarán ningún retraso en la decisión de su traslado a la Casa de la Misericordia.

DROGA EN LOS COLEGIOS

El otro tema candente en El Raval es el relativo a las drogas, que se encuentra cerca de los colegios a los que acuden diariamente los niños. Según declaraciones de padres de familia, desde hace un par de años aparecen jeringuillas en la plaza que usan como patio los niños de la escuela Sant Felip Neri. Además, denuncian, hay gente pinchándose por la noche y la plaza está en muy malas condiciones por la mañana.

La Unió d’Escoles, una agrupación que ha nacido para denunciar la presencia de droga a las puertas de los centros educativos del distrito barcelonés de Ciutat Vella, ha denunciado la situación a a las autoridades. La integran seis asociaciones de familias de alumnos (AFAS) de la zona, la mayoría del Gòtic: las de las escuelas Drassanes, Cervantes y Sant Felip Neri, el CEIP Àngel Baixeras, el Col·legi Sagrada Família Avinyó y la guardería Carabassa.

El último informe anual de la Agència de Salut Pública de Barcelona señala que las jeringas recogidas en la calle aumentan. En 2017 fueron 30.949, un 27,4% más que el año anterior (24.297). En contra de lo que arguye el Ayuntamiento -que cada vez hay menos probloemas- la Unió d’Escoles sostiene que ahora la presencia de jeringuillas en el Gòtic y el Casc Antic es mayor.