ARCHIVADO EN:

La primavera es una época clave en la atención de urgencias pediátricas. Con esta estación llega el buen tiempo y desaparecen algunas enfermedades relacionadas con el frío, como el virus de la gripe. Pero durante los meses de marzo y junio se producen las condiciones idóneas para el desarrollo de microorganismos invasores y otras enfermedades de tipo respiratorio.

Los niños pueden ser especialmente vulnerables durante esta época del año, así que es importante prestar atención a su salud y acudir al pediatra en caso de sentir molestias o síntomas anómalos. La Dra. Marta de Quixano, jefa de pediatría y urgencias pediátricas del Hospital El Pilar del grupo Quirónsalud, repasa algunas de las afecciones más comunes.

ALERGIAS PRIMAVERALES

Durante la primavera se incrementan las alergias debido al polen que generan árboles como las gramíneas, olivo, ciprés y platanero. "Los niños que ya tienen diagnosticada una alergia deben reforzar el seguimiento por parte de su pediatra o especialista en neumología pediátrica" explica la Dra. de Quixano. "Por otra parte, si el niño no tiene una alergia conocida pero tiene tos, dificultad para respirar, ruido en el pecho y/o imposibilidad de realizar deporte debería acudir a urgencias para evitar complicaciones".

nino primavera
La alergia es una de la principales visitas pediátricas en primavera / Pexels

CONJUNTIVITIS

Otra afección que se presenta con mayor frecuencia en primavera es la rinitis y la conjuntivitis. Ésta última consiste en la inflamación de la capa externa del ojo como consecuencia de la alergia, o por otros factores como infección bacteriana o la presencia de un cuerpo extraño en el ojo.

INFECCIONES GASTROINTESTINALES

El aumento de la humedad y las temperaturas pueden ser el mejor ambiente para la proliferación de bacterias, causantes principalmente de dolencias gastrointestinales. Normalmente este tipo de infecciones se propaga a causa de una mala higiene o manipulación de los alimentos. Los síntomas más comunes son náuseas, vómitos, diarrea, fiebre o malestar general, una vez detectados lo mejor es acudir su médico para que realice un diagnóstico.

ENFERMEDADES CUTÁNEAS

Con la llegada del buen tiempo crecen el número de enfermedades exantémicas (erupciones en la piel y fiebre). Aunque pueden aparecer durante todo el año, se aprecia un repunte en las visitas a las urgencias pediátricas durante la primavera. "Algunas de ellas son la enfermedad de Boca-mano-pie (causada por un enterovirus), Megaloeritrema (causada por papovirus), o la varicela que aunque ha disminuido gracias a la vacuna de la que disponemos, suele presentarse en primavera en niños no vacunados", explica Quixano.

ASTENIA PRIMAVERAL

Al inicio de la primavera muchos niños se quejan de estar más cansados. Coincidiendo con el cambio de horario es normal que los más pequeños tengan más sueño de lo habitual durante el día. La doctora apunta que "se trata de la astenia primaveral. No es ninguna enfermedad ni requiere tratamiento pero sí aconsejamos mantener la rutina habitual en los horas de sueño y seguir una alimentación saludable".

Parque infantil
Parque infantil / Pexels

MÁS TIEMPO AL AIRE LIBRE

Con la llegada del sol y las buenas temperaturas es natural que se pase más tiempo en la calle para disfrutar del ocio, pero la doctora advierte que “en los servicios de urgencias pediátricas notamos la llegada del buen tiempo para el aumento de traumatismos en niños como consecuencia de caídas en el parque, yendo en patinete o bicicleta... Por eso recomendamos siempre seguir las normas de seguridad".