ARCHIVADO EN:

¿Alguna vez has llegado a perder el conocimiento? Si la respuesta es que sí, debes saber que se trata de una afectación frecuente en la población y que es una causa más común de lo que parece de consulta al cardiólogo. En el lenguaje más coloquial tenemos muchas expresiones para la pérdida de conocimiento: vahído, soponcio, mareo, patatús, telele; pero la terminología médica para esta afectación es síncope.

PACIENTES JÓVENES Y SANOS

El síncope más habitual es el que conocemos como neuromediado o vasovagal. Por lo general, los pacientes, mayoritariamente jóvenes y sanos, suelen notar un mareo intenso antes de perder la conciencia. La Dra. Pilar Tornos, jefa del Servicio de Cardiología de Quirónsalud Barcelona, afirma que “muchas veces es difícil saber con exactitud si ha habido o no pérdida de conocimiento completo: un mareo intenso, lo que se conoce como lipotimia o desmayo es frecuente, y es algo que por lo general no reviste gravedad alguna”.

Cuando el interrogatorio médico confirma que ha habido una pérdida transitoria de la conciencia hablamos de síncope. Según la Dra. Tornos, hay muchísimas causas de síncope: “La mayoría de pronóstico benigno, pero a veces un síncope puede poner sobre aviso de algún problema cardiológico serio”.

Imagen de un electreocardiograma

¿QUÉ PUEDE CAUSAR UN SÍNCOPE?

Antes de perder completamente el conocimiento, se pueden sentir una serie de síntomas como vista nublada, sensación de túnel o mareos. Muchas veces el problema se presenta en situaciones concretas, como por ejemplo estar en un lugar cerrado y de pie durante un largo rato. También lo puede provocar el hecho de haber sufrido alguna emoción fuerte o dolorosa, ver sangre o una intervención quirúrgica. Otras veces guarda relación con accesos de tos o aparece después de la micción. “En todos estos casos el diagnóstico se puede hacer con una buena historia clínica. El examen de los pacientes y el electrocardiograma (ECG) es normal y el pronóstico es totalmente benigno”, explica la Dra. Tornos.

ACUDIR AL CARDIÓLOGO

Los síncopes también pueden aparecer bruscamente, simplemente perder el conocimiento sin previo aviso. En estos casos la persona que lo padece puede sufrir algún traumatismo al caer al suelo. “Cuando esto ocurre es importante acudir al cardiólogo para descartar causas potencialmente graves”, aconseja la doctora Tornos. 

También hay que acudir al especialista si se presentan síntomas y además hay en la familia otras personas que han padecido síncopes o si hay antecedentes de muerte súbita.