El Ayuntamiento de Barcelona levantará cuatro hospitales de campaña próximos a los principales centros sanitarios de la ciudad: Vall d'Hebron, Sant Pau, Clínic y el Mar. Fuentes del proyecto explican que el Ejecutivo local ha ofrecido cuatro pabellones polideportivos que servirán, en caso de que sea necesario, de "hospitales satélite" de estos centros sanitarios.

Según informa este miércoles El Periódico de Catalunya, el fin de esta iniciativa es el de anticiparse al más que posible colapso sanitario de las próximas semanas. Este trabajo se está desarrollando en el marco del Consorci Sanitari de Barcelona (que está formado por el Ayuntamiento y la Generalitat) y las mismas fuentes afirman que "la colaboración técnica es muy positiva".

El hospital de campaña de Vall d'Hebron se ubicará en el CEM Olímpic Vall d'Hebron. Mientras que el de Sant Pau se localizará en el CEM Guinardó y el del Hospital del Mar estará o en el CEM La Mar Bella o en el Claror Marítim. Y, en el caso del Hospital Clínic, todavía no está claro y aún se está buscando un espacio.

PREVISIÓN

De entrada, la intención es que estos hospitales de campaña funcionen como "prolongación" de los principales hospitales y el objetivo es tener todo el operativo preparado para ampliar la capacidad hospitalaria de la ciudad, puesto que se prevé que los casos de coronavirus sigan aumentando las próximas semanas.

Las conversaciones para poner en marcha este operativo están "muy avanzadas", pero de momento no pueden concretar una fecha a partir de la cual estará todo preparado. Esta misma mañana habrá una reunión operativa en Vall d'Hebron y este martes se han visitado las localizaciones con la participación de Médicos Sin Fronteras, aprovechando la experiencia de esta organización en instalaciones de emergencia.

FALTAN DATOS IMPORTANTES

En un inicio, la iniciativa surgió del Ayuntamiento de Barcelona, a quien el Consorci Sanitari pidió encargarse de la la adecuación de los espacios, con la intención de que la Conselleria de Salut lo tenga "todo a punto" para que entren próximamente profesionales y equipamiento sanitario.

El problema es que, por el momento, se desconoce el número de camas que tendrá cada pabellón y a cuántos pacientes se podrá atender. Tendrán que ser los propios hospitales quienes lo aclaren una vez las instalaciones estén listas.