El Consejo General de Dentistas de España ha tildado este jueves de "despróposito" el proyecto de dentista municipal impulsado por el gobierno de Ada Colau. De esta manera, los odontólogos españoles se suman a las críticas lanzadas por el Colegio Oficial de Odontólogos y Estamatólogos de Catalunya (COSC) y la mayoría de los grupos de la oposición en el consistorio. El COEC acusó a Colau de hacer publicidad engañosa.

El presidente del Consejo de General de Dentistas, Óscar Castro, ha calificado la iniciativa municipal de "electoralista". Y ha añadido que las clínicas que quiere poner en marcha el Ayuntamiento de Barcelona no se pueden considerar solidaridad, "puesto que se va a cobrar a los pacientes por los tratamientos". Castro recuerda que en España ya existen 13 clínicas solidarias, una de ellas en Barcelona, en la que se atiende a a las personas con dificultades económicas de forma gratuita.

"AUTÉNTICO DESPROPÓSITO"

"Poner en marcha una clínica municipal gestionada por una empresa ajena al sector odontológico, con el reclamo de ser un servicio social para los más necesitados, es un auténtico despropósito y puede desembocar en un escándalo como el de iDental, dejando miles de pacientes damnificados”, ha apuntado Castro, que se pregunta "quién asumirá la responsabilidad de esta clínica municipal y qué pasará con los pacientes si Ada Colau no es reelegida como alcaldesa de Barcelona en las próximas elecciones".

El dentista municipal de Colau superó este martes el primer trámite administrativo al lograr el aval de la mitad de los grupos municipales en la comisión de Derechos Sociales. Tras se sometido a exposición pública, la propuesta tiene que ser votada en el pleno de marzo para su aprobación definitiva. Por ahora, el proyecto cuenta con los votos favorables de Barcelona en Comú, PSC, ERC, CUP y los regidores no adscritos, Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé.

DUDAS SOBRE LOS PRECIOS DE COLAU

Según el gobierno de Colau, la iniciativa, pionera en España, tiene como objetivo ofrecer un servicio de odontología "a precios ajustados a los costes", un 40% por debajo de los que hay en el mercado. El objetivo es que el dentista puede a empezar a operar en un año, una vez se hayan llevado a cabo todos los trámites administrativos, y pueda atender a 36.000 personas anualmente. El Consejo General de Dentistas de España recuerda que el COEC pone "en duda la veracidad de los precios y del número de pacientes que supuestamente se atenderá en esta clínica del Ayuntamiento".