ARCHIVADO EN:

El Hospital Universitari Sagrat Cor ha iniciado un ambicioso proyecto que integra el Servicio de Psiquiatría y Psicología Infantojuvenil y de Adultos bajo el nombre de Instituto de Salud Mental Sagrat Cor. El nuevo centro quiere incidir en el tratamiento y la prevención de problemas de salud mental y contribuir a romper el estigma de los trastornos mentales.

Anna Cruz, directora gerente del Hospital Universitari Sagrat Cor, explica que "durante la pandemia los profesionales del centro se han distinguido por la celeridad en la adopción de nuevas fórmulas para tratar y acompañar a los pacientes de forma ágil, sencilla y adaptándose sus necesidades asistenciales y requerimientos en todo momento”. Los pacientes reciben un servicio permanente e integral de excelencia para el diagnóstico y tratamiento de cualquier aspecto relativo a la salud mental. Además, se interviene en apoyo psicológico a padres durante la crianza.

La instalación dispone de un equipo multidisciplinar integrado por grandes profesionales especializados en los diversos ámbitos de la salud mental. Cruz asegura que todos los sanitarios "están comprometidos con la salud mental y física de los pacientes y su trabajo se basa en acompañarlos con el propósito de que alcancen un buen desarrollo emocional, físico, social, académico y laboral contribuyendo con su experiencia a la consecución del mismo”.

UNIDADES ESPECÍFICAS

El doctor Joan Seguí, jefe del servicio de Psiquiatría del Sagrat Cor, indica que "el Instituto de Salud Mental cuenta con unidades específicas para evaluar, diagnosticar y tratar las diferentes patologías: neurodesarrollo, neuropsicología, salud mental infantojuvenil y de adultos y obesidad". Además, asegura, "dispone de un Hospital de Día Infantojuvenil y de Adultos donde se abordan Trastornos de Conducta Alimentaria y Obesidad, neurodesarrollo (TDAH, TEA y Trastornos de Aprendizaje), comportamientodisruptivo, adicciones a las nuevas tecnologías y abusos de sustancias o Trastorno de Ansiedad y del Estado de Ánimo, entre otros”.

El Hospital de Día de Salud Mental trabaja con el paciente en una intervención planificada y estructurada con el máximo rigor científico, evaluando las áreas académicas, sociales, emocionales y el comportamiento. Su directora, la doctora Rocío Rosés, afirma que "mediante el diseño de un plan personalizado para el tratamiento, se actúa en coordinación con las escuelas y se asesora sobre cómo intervenir en el aula y se realiza un trabajo terapéutico con la familia y el entorno, entendiéndolos como agentes de cambio y brindando habilidades para gestionar la situación”. En este campo se trabaja con adultos, de 20 a 30 años, en horario de mañana, y con niños y jóvenes, de edades comprendidas entre los 12 y los 20 años, en horario de tarde. La mayoría de estos pacientes presentan Trastornos de Conducta Alimentaria.

TERAPIAS CON PERROS Y SALIDAS

El Hospital de Día impulsa las terapias asistidas con perros en las que se aprovechan los valores intrínsecos de los animales: fidelidad, respuesta invariable, incapacidad para emitir juicios… El objetivo es facilitar la labor del terapeuta trabajando en la recuperación, rehabilitación, reinserción, tratamiento o mejorar la calidad de vida de los pacientes. Según Rosés, "con estas terapias se abordan los planos emocional, social y cognitivo fomentando las habilidades intrapersonales: autoconcepto, autoimagen, autocomprensión, confianza en uno mismo, control de impulsos, reconocimiento de emociones y empatía, entre otros, y las habilidades interpersonales como la escucha activa, respeto a los demás, diálogo, comunicación asertiva, comunicación personal, verbalización de las emociones, resolución de conflictos…".

Los jóvenes que sufren Trastornos de Conducta Alimentaria cuentan con salidas terapéuticas para desayunar o merendar en un local de restauración próximo al Sagrat Cor. La doctora afirma que "mediante estas ingestas los pacientes pasan de un contexto controlado como es su casa o el hospital a un contexto normalizado, como es una cafetería, en el que la alimentación tiene un papel muy importante a nivel social además de fomentar la relación entre los pacientes”.

IMAGEN CORPORAL

Estos pacientes también disfrutan de innovadoras terapias relacionadas con la aceptación de la imagen corporal. Gemma Tejero, psicóloga del centro, es la encargada de promover entre los jóvenes una actividad consistente en una salida a Humana para donar la ropa de los pacientes que deben desprenderse por diversos motivos terapéuticos. Humana es una fundación que promueve la protección del medio ambiente a través de la recuperación de ropa que se desecha.

De la misma manera, se organizan salidas para comprar ropa. El trastorno alimentario de estos pacientes impone ciertas normas, como usar o no ciertas prendas, colores o tallas que les hacen parecer más delgados. Para erradicar estas normas, se retan a superar el miedo y desoír la voz del trastorno comprando aquella ropa que realmente les gusta. "La presión social entorno a la delgadez fomenta una imagen negativa del propio cuerpo. Especialmente, los adolescentes se ven sometidos a la presión de cumplir con el ideal de belleza actual. Con el consiguiente inicio de conductas patológicas o de dietas restrictivas sin control médico y los riesgos que conlleva para la salud mental y física”, indica Gemma Tejero.

Las nuevas instalaciones del Instituto están ubicadas en un extremo del Hospital Universitari Sagrat Cor a las que se accede a desde la calle Londres a través de los Jardins d’Assumpció Català. Están dotadas de unas consultas modernas y salas especiales equipadas para la realización de las diferentes sesiones de trabajo y terapias individuales y grupales, entre otras.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.