ARCHIVADO EN:

Los especialistas recomiendan acudir al ginecólogo una vez al año, para realizar una citología y llevar un óptimo control de la salud genital. Sin embargo, no hay que dudar en acudir al servicio de  urgencias cuando sea necesario. 

Los principales motivos de consulta se clasifican en urgencias obstétricas, que son aquellas que se relacionan con el embarazo, y las urgencias ginecológicas que son las presentan las mujeres no embarazadas en relación con el área genital.

URGENCIAS OBSTETRÍCAS

Durante el embarazo pueden presentarse una serie de situaciones que representan los principales motivos de las visitas a urgencias. Por un lado es frecuente presentar vómitos en el primer trimestre de embarazo.  

La doctora Judit Jaramago, responsable del área obstétrica y urgencias ginecológicas del Hospital Quirón Salud Barcelona, explica que  cuando los vómitos no permiten a la embarazada tomar líquidos ni sólidos, se debe consultar al servicio de urgencias “con el fin de valorar que no haya deshidratación, y donde se dará la pauta de medicación más apropiada”.

Por otro lado, también es habitual que la embarazada presente sangrado, lo que representa motivo de consulta de alrededor del 20% de las embarazadas en este periodo. En estos casos la doctora Jaramago indica que se debe hacer una consulta urgente para descartar complicaciones y verificar que el embarazo sigue su curso normal.

Mujer embarazada

Mujer embarazada

POSIBLE ROTURA DE BOLSA

A pesar de que sentir algunas contracciones está dentro de lo habitual durante el embarazo, cuando las contracciones son  intensas o rítmicas también son un motivo de consulta. Cuando una embarazada las nota debe consultar al servicio de urgencias, esté o no a término. 

También es frecuente que la embarazada se note mojada, y en muchas ocasiones es el flujo que ha cambiado de consistencia y no tiene mayor importancia, pero, según la doctora, ante la sospecha de una posible bolsa rota se debe consultar siempre a Urgencias

URGENCIAS GINECOLÓGICAS

Cuando existen molestias vaginales como picor, escozor, enrojecimiento de la zona genital  es importante hacer una consulta para una correcta valoración. La automedicación puede no ser efectiva y se debe llegar al porqué de las molestias para que hagamos el tratamiento más efectivo. 

Por otro lado, en caso de sentir un fuerte y brusco dolor abdominal también es imprescindible que sea valorado por un especialista “ya que en ocasiones existe patología ginecológica como torsión de ovario, quistes accidentados, etc. que merecen diagnóstico y tratamiento urgente”, señala la doctora Jaramago.

PÉRDIDAS DE SANGRE

Otra de las afectaciones habituales en ginecología es la pérdida de sangre. A pesar de que los sangrados menstruales son variables, cuando existe una hemorragia se debe consultar para valorar el motivo del exceso de sangrado y la repercusión que este sangrado tenga en la paciente.

Los nódulos o bultos mamarios y los dolores de la mama, son otros motivos de consulta de urgencias y -explica la doctora -”Tras la valoración inicial, se solicitarán los estudios necesarios y se dará tratamiento si precisa”.