Tras conocerse que ya hay 12 trabajadores del metro de Barcelona afectados por el amianto, el sindicato mayoritario en los Mossos d'Esquadra, Sap-Fepol, ha insistido a la Conselleria de Interior de la Generalitat para que realice un examen médico a los agentes que están destinados en el suburbano de la capital catalana.

El sindicato policial exige que se descarte cualquier afectación entre los 60 agentes que han podido estar expuesto a este material tóxico y ha recordado que en diciembre ya solicitó los controles de salud al subdirector general de Prevención de Riesgos y Seguridad Laboral, Fermí Vendrell, sin que hayan recibido respuesta afirmativa por el momento.

ACTIVIDAD EN EL METRO

Los 60 agentes a los que se refiere el sindicato "desarrollan casi la totalidad de su tarea en las actuales dependencias del Metro de Barcelona", explica Sap-Fepol en un comunicado, en el que exige a la Generalitat minimice riesgos y realice tomografías axiales computarizadas de alta resolución, tal y como ha hecho TMB, para descartar cualquier afectación" en la salud de los agentes, ha manifestado Sap-Fepol.

"No pueden existir agravios" entre los colectivos profesionales que trabajan en el Metro, ha añadido el sindicato mayoritario de Mossos, que busca la tranquilidad de los agentes que podrían estar afectados.