Vivimos en una sociedad estresada. Según datos de un reciente estudio avalado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), el 90% de la población adulta ha sentido estrés en el último año y cuatro de cada diez lo ha hecho de manera frecuente o continuada, lo que equivaldría a casi 12,5 millones de españoles

Aunque el estudio se realizó a hombres y mujeres de entre 18 y 64 años, los niños tampoco se libran, ni siquiera los que llevan poco tiempo en el mundo, que también viven estresados “por todas las cosas nuevas que experimentan diariamente desde que nacen”, reconoce la Dra. María Milà, jefe de Servicio de Pediatría en el Centro de Especialidades Pediátricas Quirónsalud Londres, en Barcelona.

Una de los factores que más estresa al recién nacido, y seguro que también a muchos padres, son los gases y los cólicos, que les causan verdaderas incomodidades y les generan muchas dificultades a la hora de conciliar el sueño. Para estas y otras situaciones estresantes, el masaje infantil lleva años demostrando ser una técnica que alivia las molestias de cólicos y gases y ayuda al bebé a relajarse y dormir mejor.

“Es una técnica muy antigua desarrollada en múltiples culturas, que se transmitía de madres a hijas, y actualmente se está implantando en la cultura occidental. Y tiene un importante efecto positivo en el desarrollo del bebé”, señala la pediatra.

¿CÓMO SE REALIZA?

Están basados, fundamentalmente, en el contacto piel con piel entre padres e hijos mediante una secuencia de sencillos movimientos en su tripita que “permiten un encuentro de calidad, amor y respeto”, cuenta la Dra. Milà, cuyo centro organiza cursos específicos de masaje infantil para ayudar a los padres a realizarlos de forma adecuada. Son momentos de mucho aprendizaje y, en ocasiones, hay padres que dejan de realizarlos por miedo a hacer daño al bebé.

Lo primero es procurar tener las manos calientes, dado que eso le hará sentir confort a la hora de sentirlas en su piel. E intentar también que el lugar donde vaya a realizarse también esté a buena temperatura, para que en caso de desnudarle no le suponga una experiencia desagradable.

bebe 1
Masajes para combatir los cólicos y el estrés desde la cuna / Guiainfantil

La doctora propone echarse en las manos un poco de aceite de almendras para que el contacto sea agradable, y a continuación masajear suavemente la barriguita en sentido de las agujas del reloj, haciendo una espiral desde el ombligo hacia fuera, y terminando en la pierna izquierda del bebé dado que así se favorece el movimiento del intestino, donde pueden haber quedado atrapados los gases molestos.

OTRAS VENTAJAS

Pero los beneficios de estos masajes van más allá de los gases, añade la pediatra, dado que también “ayuda a establecer complicidades y vínculos seguros entre el padre, la madre y el bebé”.

Asimismo, estimula los principales sistemas fisiológicos (respiratorio, circulatorio, gastrointestinal, nervioso y endocrino), refuerza el esquema corporal del bebé y ayuda a crear cambios de actitud de los padres respecto a sus hijos, estimulando la escucha de las necesidades del niño y la atención más adecuada.

“Contribuye a conseguir que los niños se muestren más seguros, comunicativos, receptivos y más sanos a nivel físico, psicológico y emocional”, según la Dra. Milà. En definitiva, una buena oportunidad para intentar acabar con esas desafortunadas cifras de estrés en adultos, sin salir de la cuna.