ARCHIVADO EN:

El gobierno de Ada Colau pondrá en marcha un servicio de dentista municipal. La iniciativa, pionera en España, tiene como objetivo ofrecer un servicio de odontología "a precios ajustados a los costes", un 40% por debajo de los que hay en el mercado. El objetivo es que el dentista puede a empezar a operar en un año, una vez se hayan llevado a cabo todos los trámites administrativos, y pueda atender a 36.000 personas anualmente.

El Ayuntamiento de Barcelona asegura que ya cuenta con todos los estudios previos para el encaje legal y la sostenibilidad económica del nuevo servicio. Para poder empezar a operar, la propuesta de Colau tendrá que ser aprobada este enero en la Comisión de Derechos Sociales que se celebrará el día 15. Posteriormente, y tras ser sometido a exposición pública como marca la ley, el proyecto deberá ser ratificado por el pleno municipal en marzo. Para poder iniciar cualquier tipo de actividad económica, el consitorio también tiene que demostrar que no supondrá ningún riesgo para las arcas municipales.

23 PROFESIONALES POR CENTRO

El primer año que el servicio estará en marcha funcionará con un único centro. Más adelante, se abrirán nuevas instalaciones, que contarán cada una con equipos de 23 profesionales (cuatro odontólogos, nueve auxiliares de odontología, tres higienistas, seis personas de recepción y una coordinadora por centro). Los precios previstos oscilarían entre los 55 euros una obturación; 160 euros, una endodoncia, y 30 euros, una higiene. Según el Ayuntamiento, estos tres servicios son los más habituales en una clínica dental.

El servicio de dentista municipal funciona desde el pasado verano para personas en situación de vulnerabilidad -según fuentes municipales se trata de dos iniciativas distintas- y la intención es que pueda atender a 2.000 personas al año. En este caso, el odontólogo es gratuito, pero resulta insuficiente para que un amplio sector de la población barcelonesa pueda acceder a tratamientos odontológicos, en gran parte por los elevados precios y la escasa oferta pública.

UN 12% NO VA AL DENTISTA POR DINERO

La última encuesta de salud indica que en el último año ha acudido al dentista el 40% de la población barcelonesa, aunque el porcentaje baja notablemente entre las clases sociales bajas. En la misma encuesta, un 12% de los ciudadanos aseguraba no poder acceder a la asistencia dental por motivos económicos. En Catalunya, solo el 10% de las visitas odontológicas se hacen en la sanidad pública.