El Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat tiene contabilizados 300 casos de personas infectadas con coronavirus, unos datos que "no son preocupantes", ya que muy pocas están teniendo que ser atendidas hospitalariamente y son mayoritariamente asintomáticas, ha anunciado la alcaldesa del municipio, Núria Marín.

Tras reunirse con las autoridades sanitarias, ha precisado que el consistorio ha comprobado que las cifras comunicadas el viernes –más de un centenar– "no eran exactas" ya que reunían otros criterios técnicos. "No es que hayamos pasado de 30 a 300, sino que el cómputo que tenemos son 300 y serán la base con la que veremos la evolución en positivo o en negativo", ha dicho Marín.

En cuanto a su reparto, ha concretado que el virus afecta a una única residencia de la ciudad –la de la Torrassa– con ocho personas, y que los principales casos se distribuyen especialmente en la zona norte de la ciudad, la colindante con Barcelona, con los casos más destacados en la Torrassa –81 personas–, Florida norte 47, Florida sur 34 y Collblanc 44.

PERFIL DE EDAD DE LOS CONTAGIADOS

La alcaldesa ha explicado que el origen de los contagios es "diverso, no único": algunas presentan contagio familiar, otras laboral y otro caso es el de un pasajero de un vuelo internacional que ha contagiado a 11 personas.

Marín ha avisado de un cambio en el perfil de edad de las personas infectadas respecto al inicio de la pandemia, ya que ahora se sitúa en positivos de entre 20 y 50 y pico años, lo que cambia las medidas que adoptará el municipio.

NUEVAS MEDIDAS

Ante este brote, la alcaldesa dictará un bando municipal para que los 260.000 ciudadanos de L'Hospitalet extremen las medidas de seguridad, por las que también velará una presencia de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana "más intensiva" para evitar las aglomeraciones ciudadanas e insistir en el uso de mascarillas.

MÓDULO EN BELLVITGE

Marín ha avanzado que la localidad trabaja para proyectar un módulo "de forma urgente y rápida" para que esté finalizado antes de diciembre en el Hospital de Bellvitge como bloque preventivo y que en un escenario post-Covid pueda acoger otros servicios necesarios para el hospital.

Asimismo, el consistorio intensificará el contacto con las entidades que trabajan con jóvenes y niños en casals para que extremen su precaución y ayuden también a desplegar un trabajo comunitario de las familias, a las que visitará para garantizar que están correctamente aisladas y si tienen necesidades no cubiertas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.