El pabellón del Instituto Guttmann, que habitualmente se utiliza para la rehabilitación de pacientes neurológicos del centro, se ha convertido ya en un hospital de campaña para atender a los pacientes leves de coronavirus.

En su interior se han colocado y habilitado 71 camas, que funcionará como una extensión del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti), cuando éste lo requiera.

INCORPORACIÓN DE PACIENTES

Estos días, sanitarios de atención primaria se están formando en las instalaciones del espacio de Badalona para la incorporación de los pacientes cuando sea necesario. El director del Instituto Guttmann, Josep M. Ramírez, explica que “se ha trabajado para garantizar la seguridad sanitaria del centro, con la creación de diferentes accesos para los pacientes de Covid-19 que aseguren el aislamiento de todo el espacio.

DERIVADOS DE CAN RUTI

En el mismo pabellón se ha instalado el sistema informático y la enfermería necesaria para atender a los enfermos que Can Ruti pueda ir derivando. Además, se ha dotado con una instalación de oxígeno para que los enfermos la usen cuando sea necesario.

Las instalaciones, de momento, están vacías y hasta finales de esta semana o principios de la siguiente no se prevé que puedan llegar los contagiados leves.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.