Rafael Moral, enfermo por la "negligencia médica", en una imagen antigua con su nieto / CEDIDA
Rafael Moral, enfermo por la "negligencia médica", en una imagen antigua con su nieto / CEDIDA

La hija de Rafael, fallecido por "negligencia médica" en el Hospital del Mar: "Lo han dejado morir"

La familia del difunto de cáncer ha presentado una queja a la Fiscalía que el ministerio público estaría investigando

Guardar
Periodista

Macarena Moral reclama justicia por la muerte de su padre. El pasado 26 de abril, Rafael Moral Alcaráz falleció a causa de un agresivo cáncer a la edad de 72 años por una presunta "negligencia médica" por parte de médicos del Hospital del Mar de Barcelona.

A día de hoy, la Fiscalía Provincial de Barcelona ha iniciado una investigación tras aceptar la queja emitida por la familia del hombre y la Defensora del Paciente. También el Servei Català de la Salut ha abierto un expediente para comprobar si se llevaron a cabo los procedimientos médicos convenientes o hubo fallos por parte del equipo médico del hospital barcelonés. Macarena, la hija de Rafael, cuenta a Metrópoli el infierno que tuvieron que vivir desde que su padre enfermó. 

Fachada del Hospital del Mar de Barcelona / ARCHIVO
Fachada del Hospital del Mar de Barcelona / ARCHIVO

PRIMEROS HALLAZGOS

Todo comenzó después de la pandemia, en septiembre de 2021, cuando a Rafael le salió un bulto. Un médico a domicilio del SEM diagnosticó que era un "ganglio infectado" y le recetó antibiótico, pero a los 10 días volvió a salir. "Lo mandaron al ambulatorio del Poblenou y pidieron una ecografía urgente. El ecógrafo nos dijo que había más ganglios por detrás", explica Macarena a este digital. 

Una doctora del CAP Poblenou derivó a Rafael al otorrinolaringólogo y el especialista lo volvió a derivar a Hematología. El 14 de septiembre programaron una operación para quitárselo y analizarlo con una biopsia. El resultado de las pruebas fue concluyente: era un linfoma folicular "de los menos graves". 

UN TUMOR "SIN IMPORTANCIA"

"Fuimos al hematólogo, que le mandó un PET TAC", relata la hija del fallecido. "Nos dijo que sí que tenía más ganglios y que había un nódulo en el pulmón izquierdo", añade. Macarena explica que el doctor no le dio importancia al nódulo de 20 milímetros: "Nos dijeron que lo irían controlando, que era como una lenteja. A pesar de ello, no entendimos por qué no nos derivaron al oncólogo".

Semanas más tarde el hematólogo vio que el nódulo del pulmón había crecido y mandó hacer de nuevo una biopsia. El análisis elaborado por el servicio de Hematología dictaminó que el nódulo había cambiado de posición. Fue entonces cuando el especialista derivó a Rafael al oncólogo del Hospital del Mar. El especialista aseguró a la familia que "era un tumor sin importancia". Según Macarena lo sentenció en "una visita de 10 minutos. Sin exploración ni nada". "No querían darle radioterapia porque decían que de momento no iba a crecer", lamenta la hija. 

Rafael Moral antes de caer enfermo en una imagen antigua / CEDIDA
Rafael Moral antes de caer enfermo en una imagen antigua / CEDIDA

RÁPIDO DETERIORO

El 21 de diciembre Rafael se cayó de noche en el lavabo de su domicilio. Su familia pensó que eran "cosas de la edad", por lo que pasaron unas buenas navidades. Pero en enero "entró en bucle". "Si se movía, se caía; si comía algo, lo vomitaba", explica Macarena. Los médicos le recetaron Metoclopramida –más conocida como Primperan– para que cesasen las náuseas. 

Al ver que no mejoraba, sus hijas y su mujer lo llevaron al hospital el día 1 de febrero. Estaban convencidas de que a Rafael le estaba ocurriendo algo grave, pero los médicos del Hospital del Mar dijeron que "tenía un síndrome depresivo mayor", explica Macarena. Un día después, le dieron el alta. 

La semana del 2 al 10 de febrero supuso un verdadero deterioro para el paciente. "Perdió 12 kilos por falta de apetito, tenía la mirada perdida, estaba desorientado, babeaba constantemente, propulsaba vómitos en escopeta y en algunos había hilos de sangre", relata su hija a este medio. Para su sorpresa, los médicos volvieron a achacar los síntomas a una depresión y, de nuevo, un día después le dieron el alta. 

MÁS SÍNTOMAS DE QUE ALGO NO IBA BIEN

El 12 de febrero lo volvieron a ingresar por insuficiencia respiratoria. Esta vez lo derivaron al Centre Fòrum –donde se dan servicios de geriatría y psiquiatría–, pero la familia seguía sin entender porque no lo derivaban al departamento de Oncología. 

Rafael dejó de hablar. Fue entonces cuando su hija Macarena le suplicó a la doctora de Unidad de Ictus del Hospital del Mar que la ayudase, porque a su padre "le pasaba algo". También pidieron ayuda a los médicos que llevaban a su padre, pero estos, según la familia de Rafael, las llamaron "locas". Les dijeron que, a parte de la depresión, el paciente tenía una suboclusión intestinal, es decir un bloqueo que no permite que pase comida ni líquido a través del intestino delgado o intestino grueso. Añadieron que la toxicidad de las heces le estaba "desorientando".  

Pasillos del Centre Fòrum del Hospital del Mar en el que estuvo ingresado Rafael / GOOGLE MAPS
Pasillos del Centre Fòrum del Hospital del Mar en el que estuvo ingresado Rafael / GOOGLE MAPS

METÁSTASIS CEREBRAL

El día 22 del mismo mes le dieron el alta y, en cinco días, el estado de salud de Rafael cayó en picado. "El día 26 empezó con vómitos y una ambulancia lo trasladó de nuevo al hospital. Allí le hicieron pruebas y, para nuestra sorpresa, nos llamaron los oncólogos", cuenta Macarena. "Nos preguntaron si sabíamos de la gravedad del tumor, ya que era de los más grandes. Nos dijeron que mi padre tenía metástasis cerebral, cuatro tumores en la zona parietal izquierda del cerebro", recuerda la hija, que explica que les dijeron que le quedaban "de cuatro a ocho semanas de vida". 

Aún digiriendo la difícil noticia, la hija de Rafael fue al Insitut Català d'Oncologia (ICO Badalona) para pedir una segunda opinión. Los médicos del centro especializado en cáncer le explicaron que "no entendían como un hematólogo no lo había visto habiendo ese tumor", explica Macarena. La familiar relata que los especialistas le aseguraron que los médicos del Hospital del Mar "lo podían haber sometido a un tratamiento que hubiese permitido que viviese más tiempo". 

La hija del fallecido dice que, tras la desalentadora noticia, el Hospital del Mar mandó a Rafael a su casa con una receta de Metamizol, un potente analgésico, antipirético y espasmolítico para paliar el dolor agudo. "Me dijeron que mi padre no iba a hacer rehabilitación, ya que, para lo que le quedaba, era mejor que se muriese por él mismo", lamenta Macarena. Finalmente, Rafael murió el 26 de abril. 

ERRORES EN EL 'EXITUS'

Pero la pesadilla no cesó con la agónica muerte del hombre. Los familiares detectaron algo surrealista en el papel que acreditaba el procedimiento de exitus. Según explica Macarena, y ha podido comprobar este medio, el documento ponía explícitamente que "con lo recomendado en el comité multidisciplinar de cáncer de pulmón, y con el consenso de familiares (esposa, hija), no realizar tratamiento oncoespecífico". Otro dato que les sorprendió fue que en el documento constaba que se había detectado otro tumor en el pulmón derecho, algo que nunca les fue notificado. Ante las presuntas mentiras, las familiares solicitaron una reunión con el equipo directivo de Oncología del Hospital del Mar. 

A la reunión acudieron el hematólogo, el oncólogo, el directivo de Oncología, las responsables de Recursos Humanos y el de Geriatría, comenta Macarena, que añade que el médico del Centre Fòrum "no tuvo cojones a aparecer". Durante el concilio, el director de Oncología del centro sanitario les dio la razón y pidió que se rectificase en el expediente que los únicos que se habían negado al tratamiento eran los dos doctores. Este medio de comunicación ha podido leer los documentos y acredita que se abrió el expediente y se rectificó postmortem

Imagen superior de los edificios que forman parte del Hospital del Mar / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Imagen superior de los edificios que forman parte del Hospital del Mar / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

LA FISCALÍA Y EL SERVEI CATALÀ DE SALUT INVESTIGAN EL CASO

Aunque ya nada devolverá a la vida a Rafael, su familia quiere que se haga justicia: "No es justo. Lo han dejado morir", lamenta su hija a este medio. También explica que el próximo 20 de julio a las 10.30 horas se concentrarán en la puerta del centro médico, junto a representantes municipales del distrito de Sant Martí –donde vivía el fallecido–, para denunciar la supuesta negligencia médica. En total, en vida y tras la muerte del hombre, la familia asegura haber hecho un total de 60 reclamaciones al hospital barcelonés. 

Según ha informado a este digital la Fiscalía Provincial de Barcelona, se han "iniciado diligencias de investigación" sobre el caso que, a día de hoy, "siguen abiertas". El ministerio público no ha aportado más datos sobre las pesquisas porque son por "ley de carácter reservado". El Servei Català de la Salut también ha iniciado una vía para esclarecer los procedimientos llevados a cabo por los médicos del Hospital del Mar, tal y como ha podido saber Metrópoli. 

CASO DE "EXTREMA URGENCIA"

Carmen Flores, presidenta del Defensor del Paciente ha valorado como "gravísimo" el caso de la presunta negligencia médica del Hospital del Mar. La Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias, que ha detectado "11 afectados más por casos similares en el hospital barcelonés", considera que "es de extrema urgencia que se tomen medias por parte del gobierno de Cataluña". Explica que la Generalitat es "conocedora" de estos casos y que, "de no actuar, sería cómplice".

La defensora de los pacientes, que desconoce "hasta que punto hay personas afectadas de forma grave", apela a la Fiscalía a que se haga una "investigación profunda que no termine archivada". Pide una "depuración de responsabilidades, tanto al hospital, como al gobierno de Cataluña y al conseller de Salut". Además, reclama "saber si la gente que trabaja en el Hospital del Mar está suficientemente preparada". 

EL HOSPITAL DEL MAR NIEGA LA NEGLIGENCIA

A pesar de que el Hospital del Mar, "en cumplimiento de la legislación sobre confidencialidad de los datos de los pacientes", no puede proporcionar información clínica relacionada con el caso, ha explicado a Metrópoli las acciones llevadas a cabo para atender las peticiones de información de la familia del paciente.

Según explican portavoces del centro sanitario a este medio, "en un primer momento se recibieron dos escritos al Servicio de Atención al Ciudadano que, de acuerdo con los protocolos de gestión de situaciones similares, se derivaron a los jefes de los servicios responsables del proceso asistencial del paciente, por conocimiento, estudio y valoración. Su revisión y análisis no identificó indicios ni de negligencia médica, ni de error en el diagnóstico". 

En este sentido, tal y como detallan fuentes de departamento de comunicación del Hospital del Mar, el Servicio de Atención al Ciudadano "priorizó garantizar que la familia tuviera acceso a toda la información que necesitara y se les proporcionó un espacio para poder compartir con los facultativos responsables del paciente sus dudas sobre el desarrollo de la asistencia". El Hospital del Mar asegura que, "tanto la familia, como el médico referente aceptaron participar".  Además del encuentro, se libró a los familiares una "respuesta por escrito con toda la información resultante de las actuaciones de revisión y análisis", explican los portavoces. 

OFRECEN SU APOYO A LA FAMILIA

Según el centro hospitalario, "se han mantenido varias reuniones y encuentros con la familia del paciente para tratar de atender todas sus peticiones". En la última reunión, según explican, "nuevamente, se intentó dar respuesta a sus peticiones de información, esclareciendo los aspectos del seguimiento del enfermo y los motivos de las decisiones que se tomaron en su tratamiento". El hospital barcelonés dice que "en todo momento se actuó con total transparencia, arreciando que, según la valoración de los responsables de los servicios responsables del paciente, no se han identificado indicios ni de negligencia médica, ni de error en el diagnóstico". 

Portavoces del hospital explican que "los servicios implicados han asumido el compromiso de aplicar cambios para mejorar la comunicación con las familias y mejoras en la transición del paciente del hospital a la atención primaria". Además, añaden que "entendiendo las difíciles circunstancias de esta familia", han "procurado proporcionarles una constante comunicación y acompañamiento ante la angustia vivida durante el proceso". Afirman que "se han ofrecido acciones de apoyo emocional y la posibilidad de una segunda opinión". Por ultimo, el centro hospitalario barcelonés lamenta "profundamente la pérdida que ha sufrido la familia" y afianza que continuarán "ofreciéndoles todo el apoyo necesario para ayudarlos en estos momentos".

El Hospital del Mar completamente saturado durante la sexta ola / TWITTER (@UrgenPSMar)
Pasillo del Hospital del Mar, completamente saturado durante la sexta ola / TWITTER
Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.