Muy probablemente alguna vez has sufrido una conjuntivitis. Es normal, hablamos de la patología más frecuente dentro de las enfermedades oculares. El problema es que también resulta muy habitual que las personas que la sufren le resten importancia. Suelen dejar que cure solo, o se automedican.

Pues bien, según el Dr. Vergés, director médico del Instituto Oftalmológico Quirónsalud Dexeus de Barcelona, no se trata de una patología tan banal ya que, explica,  “detrás de una conjuntivitis pueden esconderse complicaciones que pueden afectar a la visión, incluso de forma irreversible”.  

Para el doctor, es importante saber cómo funciona esta patología. De este modo, se podrá actuar de manera correcta cuando se padece la infección. 

¿QUÉ ES LA CONJUNTIVITIS?

El término conjuntivitis designa la  inflamación de la mucosa que cubre la parte blanca del ojo, que recibe el nombre de conjuntiva. En condiciones normales es transparente y no se ve. Sin embargo, al inflamarse se hace aparente y el ojo toma el aspecto rosado o  rojizo que todos conocemos porque los capilares se dilatan y entra más sangre.

 ¿CÓMO SE ORIGINA LA CONJUNTIVITIS?

Explica el Dr Vergés que esta inflamación de la conjuntiva se da como respuesta a factores como:

  • Agresión de la superficie ocular,
  •  Infección bacteriana o vírica
  •  Traumatismo
  • La acción de los rayos ultravioleta del sol, como una 
  • Reacción alérgica (polen, ácaros del polvo, medicamentos)  
  • Presencia de ojo seco.

Además de saber cómo se origina , es importante determinar la gravedad de la infección. Esta dependerá de la causa que originó la inflamación. “Si se debe a una infección bacteriana o un virus que puede afectar a la córnea, debemos sospechar que puede ser grave y los signos más importantes son la presencia de secreción mucosa importante y la presencia de visión borrosa”, apunta el doctor.

LO QUE NO HAY QUE HACER

A pesar de que en algunos casos la conjuntivitis se cure sin hacer nada, el doctor destaca que  no debemos restarle importancia. Seguramente, si has padecido esta inflamación, has intentado curarla con baños de manzanilla. Debes saber que estos baños caseros no son recomendables debido a su falta de esterilización, por lo que pueden contener residuos que todavía irriten más. Del mismo modo, está contraindicado el uso de colirios que ya tengas en el botiquín: deshazte de ellos después de usarlos. Por nada del mundo hay que tocarse los ojos con las manos ya que todavía se inflama y se puede propagar la infección. 

Además, el Dr. Vergés indica que en los casos de conjuntivitis alérgicas de repetición, “no debemos frotarnos los ojos porque, aunque encontremos alivio, provocamos la liberación de histamina, que todavía perjudica más la evolución de la conjuntivitis”.

Si usas lentillas, tendrás que dejar de usarlas hasta que remita la conjuntivitis y en los casos de que la infección sea crónica es muy probable que se trate de un cuadro de ojo seco (falta de lágrima o por lágrima de mala calidad), la cual “no debemos confundirlo con una conjuntivitis bacteriana de repetición”, explica Vergés.

 CONJUNTIVITIS, EDAD Y SEXO

No se puede establecer una relación directa con los factores edad y sexo a la hora de padecer conjuntivitis, pero según el doctor, sí que se ha detectado una mayor disposición. En los niños es más frecuente la conjuntivitis vírica de las piscinas o las formas alérgicas estacionales. En la edad adulta suelen ser más frecuentes las formas bacterianas, que empiezan en un ojo y tras unos días afecta al otro ojo. También la conjuntivitis alérgica de la primavera, con lagrimeo y picor, siempre menos florida que en los niños. En el caso de las mujeres, son más frecuentes las falsas conjuntivitis crónicas, que en realidad es un ojo seco que puede relacionarse con cambios hormonales como la menopausia.

CÓMO ACTUAR ANTE ESTA INFLAMACIÓN

La mejor recomendación, en todo caso, es acudir al oftalmólogo. “Hay que recordar que una conjuntivitis puede ser una manifestación más de una enfermedad más importante, como un proceso reumático, una enfermedad autoinmune (lupus, sarcoidosis), diabetes o un cuadro de ojo seco”, señala el Dr. Vergés, “por lo que siempre recomendamos acudir al oftalmólogo, para establecer el diagnóstico correcto y valorar la presencia de otras enfermedades, por ello en el Instituto Oftalmológico Quirónsalud Dexeus, damos prioridad a estos pacientes que acuden de urgencias y que muchas veces tienen la sensación de que casi molestan, piensan que lo suyo es “poca cosa” y les cuesta acudir al oftalmólogo”.