ARCHIVADO EN:

El futuro del hospital Clínic pasa por una ampliación de sus instalaciones. La falta de acuerdo entre las administraciones ha paralizado hasta ahora lo que los responsables del centro médico llevan reclamando hace años.

El riesgo que corre el hospital es el de perder parte del enorme prestigio que ahora mismo tiene. La necesidad de tener más espacio para ofrecer una mejor atención a los usuarios y para aumentar y mejorar la calidad de los procesos de investigación que se llevan a cabo va a depender en un futuro a medio plazo de la disponibilidad de mayores y mejores instalaciones, más modernas y con equipamientos de última generación.

Las opciones que tiene el centro para crecer en espacio no son muchas. Según publica La Vanguardia, la preferencia es el recinto de la Escola Industrial, muy cerca del Clínic actual, pero la Diputación, propietaria del espacio, afirma que por el momento los planes para llevar a cabo la reconversión se han quedado en el cajón. Además, deben ser el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat las que lleguen a un acuerdo para poner en marcha el procedimiento y decidir cuál es la mejor opción.

MEJOR OPCIÓN, PERO...

Lo cierto es que el hospital necesita una ampliación considerable. Según los expertos, debería crecer en unos 200.000 metros cuadrados para asegurarse un futuro brillante. Además, deben ser unas instalaciones nuevas, con todos los adelantos tecnológicos y que proporcionen tanto a los usuarios como a los trabajadores del centro el máximo confort posible y la amplitud necesaria para poder llevar a cabo sus funciones sin complicaciones.

Sin embargo, aunque la opción de la Escola Industrial parece la mejor, tanto por la proximidad al actual hospital como por el espacio disponible, los edificios de los que consta están declarados bienes culturales de interés local, por lo que cualquier tipo de reforma debe de hacerse respetando y conservando algunos de los elementos de los edificios. Y eso servirá para encarecer el coste de la rehabilitación.

OTRAS ALTERNATIVAS

El Ayuntamiento asegura que ha puesto encima de la mesa otras alternativas, aunque por el momento no se han iniciado ningún tipo de conversación para acordar el modo y el lugar de la ampliación del centro hospitalario.

También hay que tener en cuenta que el coste de la ampliación será elevado y las distintas administraciones deberán calcular hasta el más mínimo detalle para conseguir que la obra sea factible.

Además, el Clínic tiene la propiedad de algunos terrenos, como el del antiguo parque de bomberos del Eixample o un solar en la calle Entença, que no sirven a los intereses del centro y que se podrían permutar para conseguir los espacios suficientes en los que lograr la necesaria ampliación del centro.