El cáncer de próstata, el segundo más frecuente entre hombres, puede detectarse con mayor precisión gracias a la la biopsia guiada por Eco-Fusión. Se trata de un método que ha supuesto un gran avance respecto a otras técnicas ya existentes en cuanto a la reducción del número de falsos negativos y que permite una mayor precisión para detectar las imágenes sospechosas.

Hace dos años el Hospital Quirónsalud Barcelona desarrolló esta novedosa técnica de la biopsia de próstata que integra resonancia y ecografía. Los primeros resultados son un éxito que avala su eficacia por encima de otras técnicas convencionales para la detección del cáncer de próstata.

DISMINUCIÓN DE FALSOS NEGATIVOS

Técnicas como el tacto rectal, el control del PSA o la biopsia transrectal habían sido utilizadas tradicionalmente como herramientas para ayudar en el diagnóstico y seguimiento del cáncer de próstata. Sin embargo, pueden dar lugar a su clasificación errónea en un alto porcentaje de casos, lo que puede obligar a realizar una nueva biopsia en los cinco años que siguen a la primera hasta en un 40% de los pacientes. En ocasiones, esto se produce de forma periódica y repetida, con los consiguientes riesgos y molestias para el paciente. Además, el hecho de no catalogar el cáncer correctamente en la primera biopsia aumenta el riesgo acumulado de no haber realizado el diagnóstico en fase precoz.

Por este motivo se han seguido investigando nuevas técnicas y herramientas para ayudar a mejorar el diagnóstico. Ello ha motivado que se continuara buscando nuevas herramientas que pudieran ayudar a mejorar el diagnóstico y la toma de decisiones, tratando de optimizar los resultados de la biopsia convencional. Una de estas es la biopsia de próstata guiada por Eco-Fusión.

Captura de pantalla 2019 07 19 a las 17.38.47

¿CÓMO SE REALIZA LA BIOPSIA POR FUSIÓN?

Este método combina dos técnicas que ya existían: la Resonancia Magnética Multiparamétrica (RMNmp) y la Ecografía prostática. Primero se realiza una resonancia magnética, que es una técnica no invasiva que permite al radiólogo detectar áreas sospechosas y clasificarlas según la escala PI-RADS (Prostate Imaging Reporting and Data System), que describe las lesiones en cinco categorías en función de la probabilidad de que sean tumorales.

Una vez detectadas esas lesiones, se procede a realizar la ecografía prostática, introduciendo el ecógrafo por el recto del paciente, para obtener una mejor visión de la zona de la que tomar muestras. La vía transperineal, además, permite un mejor acceso a localizaciones hasta ahora difícilmente accesibles, como la cara anterior y apical de la próstata. El Dr. López Costea, director del Centro de Urología Avanzada y Robótica del Hospital Quirónsalud de Barcelona, explica que “mediante la superposición de la imagen de la resonancia con la del ecógrafo, el médico obtiene una visión tridimensional que le permite una mayor visibilidad de las áreas de interés y de esta forma conseguir una mayor precisión también en la toma de las muestras".

RESULTADOS DE ÉXITO

A partir de los datos recogidos de las biopsias realizadas sobre 65 pacientes desde el 2017, se ha podido observar que un 38% resultaron negativas y cerca de un 62% fueron positivas. El 14% se clasificaron como alto riesgo, el 58% como riesgo intermedio y el 28% como bajo riesgo. "Esto implica un avance en el acierto comparado con métodos convencionales como la biopsia transrectal y otorga una mayor seguridad diagnóstica, especialmente en los casos de negatividad", detalla el doctor López Costea.

Otro dato muy relevante obtenido de este estudio indica que más de la mitad de pacientes que previamente se habían hecho una biopsia estándar sufrieron cambios en los resultados de la biopsia por fusión. De entre las biopsias positivas, además, aproximadamente el 51% de los cilindros positivos correspondieron a biopsias de zonas que habían sido previamente identificadas como sospechosas de alto riesgo por la resonancia magnética. "Así, se constata que la biopsia guiada por Eco-Fusión permite identificar y biopsiar aquellas áreas de mayor interés y aumentar la precisión de la biopsia, lo que se traduce en una mayor capacidad de obtener información relevante sobre la patología del paciente", añade el Dr. López Costea.

 

MENOR INCIDENCIA EN COMPLICACIONES

Además, la biopsia por fusión, que se realiza bajo sedación y de forma ambulatoria, tiene una menor incidencia de complicaciones, especialmente infecciosas, dado que la toma de tejido con aguja se realiza a través de la piel del perineo y no del recto.

La mayor precisión en la biopsia permite también una mejor interpretación de los resultados. Así es posible obtener más sensibilidad y especificidad que la biopsia estándar para detectar cáncer de próstata de alto riesgo y también favorece una menor detección de aquellos cánceres que serían considerados de bajo riesgo.

LIBERTAD PARA ELEGIR OPCIONES TERAPÉUTICAS

Para el Dr. López Costea ambos factores se traducen en “una mejor distribución del riesgo en pacientes recientemente diagnosticados” y facilitan la toma de decisiones por parte del médico y el paciente, “permitiéndoles una libertad absoluta para elegir entre el amplio rango de opciones terapéuticas”. Este abanico de opciones terapéuticas va desde aquellas no invasivas o mínimamente invasivas, como la vigilancia activa o la terapia focal HIFU, a las técnicas definitivas como la prostatectomía radical robótica, “técnicas todas ellas en las que nuestro equipo dispone de una amplia experiencia desarrollada en el Hospital Quirónsalud Barcelona".