ARCHIVADO EN:

Todavía hay pocos datos sobre los efectos en la madre o en el bebé del coronavirus, ni tampoco ninguna evidencia que sugiera un riesgo más elevado de aborto. Sobre el efecto del virus en mujeres embarazadas, al tratarse de una nueva enfermedad, todavía no se dispone de información suficiente sobre cómo será su evolución durante el puerperio.

Sin embargo, sí que deben tenerse en consideración los especiales cambios inmunológicos y fisiológicos que hacen más susceptibles de sufrir infecciones a las mujeres en cinta.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Especialmente, una enfermedad respiratoria vírica como el virus de Wuhan, puede causar ciertas complicaciones en un cuerpo en gestación. En caso de presentar síntomas graves, o de comprometer al feto, la Generalitat de Catalunya señala que es importante seguir una serie de medidas preventivas, a las que el Grupo Quirónsalud se suma y recuerda la importancia de seguir en estos momentos las recomendaciones de salud de fuentes oficiales.

En términos generales son: lavarse bien las manos, mantener una distancia mínima con el resto de personas, restringir las salidas a las mínimas e indispensables y evitar el contacto con personas con síntomas respiratorios.

EFECTOS EN EL BEBÉ

En concreto, respecto al embarazo, todavía hay pocos datos sobre los efectos en la madre o en el bebé o evidencias que sugieran un riesgo más elevado de aborto. En el caso de infección al tercer trimestre, hay algunos casos de parto prematuro jefe y otra complicación.

Tampoco hay datos de que el virus pueda pasar al feto (lo que se denomina transmisión vertical). Por lo tanto, se considera muy poco probable que, de contraer el virus, pueda causar anomalías al bebé.

Imagen de una mujer embarazada / PIXABAY
Imagen de una mujer embarazada / PIXABAY

BAJO RIESGO DE TRANSMISIÓN

Hasta ahora, los pocos neonatos analizados, nacidos de madres infectadas en el tercer trimestre, han dado negativo en Covid-19. Tampoco se ha encontrado presencia del virus en el líquido amniótico, la sangre del cordón umbilical, el flujo vaginal, el frotis faríngeo neonatal, ni en la leche materna. 

Solo se ha constatado un caso positivo, de un recién nacido a término, hijo de una madre con neumonía, que dio positivo estante asintomático. El riesgo de transmisión entre madre e hijo después del nacimiento parece que es igual que el de la población general, por eso es tan importante mantener las medidas de higiene y prevención.