Al menos 12 trabajadores del metro de Barcelona presentan ya problemas de salud derivados de su exposición al amianto. Según Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), los empleados sufren afectaciones en la pleura, aunque la empresa asegura que ninguno sufre una patología grave ni síntomas clínicos. En concreto, nueve de los trabajadores padecen un engrosamiento de la pleura, otros dos presentan placas pleurales no calcificadas y el último tiene la placa pleural calcificada.

TMB dice que los trabajadores que han podido estar expuestos a las fibras del amianto son unos 800. De total, unos 600 ya han pasado un examen médico. La empresa de transporte considera que el número de enfermos puede aumentar los próximos meses a medida que se vayan haciendo las pruebas al resto del personal. En el caso de que se detecten anomalías radiológicas, los empleados son derivados al servicio de neumología del Hospital Vall d'Hebron. Este lunes, los trabajadores afectados por el amianto eran cinco.

POSIBLES CASOS DE CÁNCER

Fuentes sindicales han criticado el posicionamiento de la empresa por tratar un problema que puede tener graves consecuencias para la salud de los empleados como si fuera algo sin imporancia. Los representantes sindicales han recordado que, en ocasiones, la exposición al amianto puede provocar la aparición de algún tipo de cáncer, como pulmón o laringe.

El amianto es una sustancia presente en la uralita, un material habitual en la construcción hace unas décadas que se encuentra en centenares de edificaciones, como tejados, tuberías y naves industriales. La exposición al amianto se produce tras respirar la inhalación de fibras en el lugar de trabajo o en cualquier otro punto cuando se fracciona o rompe la uralita.