La ambliopía, comúnmente denominada 'ojo vago', es una patología oftalmológica que consiste en la reducción de la visión, en uno o ambos ojos, como consecuencia de una falta de desarrollo y maduración neurosensorial del ojo durante los ocho primeros años de vida. 

Se conoce como ojo vago debido a que, con la falta de agudeza visual, el cerebro, que recibe imágenes de los dos ojos, se acostumbra a descartar la del ojo que no le proporciona una buena calidad. El mecanismo visual deja de transmitir imágenes al cerebro y ese ojo no se utiliza.

DETECCIÓN PRECOZ

A pesar de ser una patología que se origina en la infancia, se puede prolongar a la edad adulta de manera permanente e irreversible si no se diagnostica y trata de manera precoz. El diagnóstico y tratamiento tempranos pueden contribuir a prevenir problemas a largo plazo. En muy raras ocasiones afecta a ambos ojos. 

En el servicio de Oftalmología del Hospital Universitari Sagrat Cor OMIQ, la Dra. Ana Fernández dispone de una gran experiencia en pacientes con esta enfermedad que afecta a un 5% de los pacientes pediátricos.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

Según la doctora Fernández, existen diversas causas que producen ambliopía, entre las cuales se encuentran:

  • Estrabismo: Cuando en la infancia se da una desviación de los ojos, el cerebro del niño suprime la visión de uno de los ojos para evitar la visión doble.
  • Miopía, hipermetropía o astigmatismo: ocurre lo mismo que con el estrabismo: el cerebro suprime la visión del ojo con mayor defecto refractivo y prioriza la visión con el otro ojo.
  • Cataratas congénitas, párpado caído (ptosis palpebral), u otras enfermedades retinianas son otras enfermedades que pueden interferir en el desarrollo de la visión durante la infancia.

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

En la mayoría de los casos, la ambliopía en el niño no se detecta hasta que acude a una revisión rutinaria por el pediatra, oftalmólogo u óptico. 

“No obstante, se puede sospechar esta patología ante un comportamiento visual anómalo, como la desviación de un ojo, el hecho de que se acerque mucho los objetos a la cara para verlos bien, o que no identifique a familiares o conocidos en distancias largas”, señala la doctora.

TRATAMIENTOS

El tratamiento fundamental de la ambliopía es corregir la causa (estrabismo, defecto refractivo…), y a su vez, hacer "trabajar" al ojo vago, normalmente mediante la oclusión de la visión del ojo sano con un parche o similar, durante un tiempo determinado (rehabilitación visual).

PREVENCIÓN

La ambliopía se puede evitar y revertir con facilidad si se detectan y corrigen precozmente las anomalías que la producen, por ello es importante realizar una revisión oftalmológica a todos los niños antes de los tres años de edad.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.