El desprendimiento de una parte de la fachada obligó al Ayuntamiento de Barcelona a cerrar el CAP de Horta el 27 de octubre de 2015. El 16 de noviembre de ese año el centro volvió a abrir, tras unas primeras obras que garantizarón la seguridad, en las que se procedió a instalar una tela protectora que se mantiene a día de hoy.

El Ayuntamiento de Barcelona prevé que las obras definitivas se inicien a principios de marzo, según han señalado fuentes del consistorio a Metrópoli Abierta, cuando se haya resuelto el concurso público para adjudicar el trabajo, convocado el pasado octubre por un importe de 463.019,71€.

Una vez se inicien las obras se espera que finalicen en 4 meses. Las mismas fuentes señalan que el motivo de la demora en la reparación de la fachada del CAP se debe a los plazos legales para llevarlas a cabo.

Tras los primeros trabajos de acondicionamiento para garantizar la seguridad, se cubrió la fachada con una tela que cuelga desde la Rambla del Carmel y se pusieron vallas protectoras por la parte baja, excepto por la puerta principal de acceso.

Tras garantizar la seguridad de trabajadores y usuarios, lo que permitió reabrir el centro, se encargó un análisis en profundidad de los daños producidos. Durante el tiempo que el CAP estuvo cerrado los pacientes fueron redirigidos a otros cinco centros de salud cercanos. Para facilitar el desplazamiento, se ofrecieron líneas de transporte gratuito.