Los dos casos de tuberculosis detectados en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) han dado la voz de alarma en las últimas horas, pero la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) descarta que el número de enfermos aumente. Así lo han asegurado fuentes del organismo sanitario a Metrópoli Abierta que han declarado que “no se esperan nuevos casos”.

Este viernes se realizan pruebas a una docena de internos en el centro de Vall d’Hebron- Drassanes, que se suman a la veintena de personas que ya han sido exploradas por los especialistas. Expertos que prevén realizar pruebas a más de un centenar de personas que en los últimos días han dado positivo a la prueba de tuberculina (PPD o Mantoux), aunque esto no quiere decir que hayan desarrollado la enfermedad. Para confirmarlo, hay que realizar una exploración médica con la que se comprueba si existe una sintomatología propia de la tuberculosis. Con ella también se determina si es necesario hacer una radiografía de tórax con la que se detectan posibles lesiones compatibles con la enfermedad.

LAS PRIMERAS PRUEBAS

El pasado 13 de marzo, miembros de la ASPB  empezaron a realizar las pruebas de tuberculina a 208 personas, de las cuales 127 dieron positivo aunque solo dos han desarrollado la enfermedad. Uno de los casos está en fase consolidada y el segundo, se encuentra en fase inicial. Pero en ambos casos, están siendo tratados con medicación y no hay riesgo de contagio.

Fuentes de la ASPB también confirman que las dos personas, un residente y un policía, no habían estado en contacto ni habían compartido los mismos espacios. Por ello, descartan que se trate de un brote de tuberculosis en el CIE de Zona Franca.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD

Tal y como explican los expertos del ASPB, es frecuente en un centro de internamiento, como en otras instituciones cerradas, en el que las personas tienen una gran proximidad durante un tiempo continuado, exista una probabilidad mayor de transmisión de enfermedades infecciosas.

“La mayoría vienen de países donde la tuberculosis estás más extendida y entrar en contacto con la bacteria pero igual no la desarrollan”, explican los expertos. Las personas más susceptibles de contraer la enfermedad con las defensas bajas, que se alimentan mal y que viven en condiciones de pobreza, sostienen desde la ASPB.

Hace un par de años, ya se detectaron otros casos de tuberculosis en este mismo CIE, pero fueron casos “aislados”, como justifican desde la agencia sanitaria. La misma que señala que en total, en Barcelona se detectan cada año entre 250 y 300 enfermos de tuberculosis. Eso sí, en 2016, la ciudad registró la tasa más baja de infecciones de tuberculosis de los últimos 30 años, con 16 casos por cada 100.000 habitantes.

AFECTA AL PULMÓN

La tuberculosis es una enfermedad infectocontagiosa de los humanos y de otras especies animales producida por el bacilo de Koch y se caracteriza por por la diseminación de pequeñas granulaciones tuberculosas en la masa del órgano afectado, especialmente el pulmón, tal y como define la Real Academia Española (RAE).

Esta enfermedad se contagia por el aire, a través de las gotas que se desprenden al toser o al respirar. Si se detecta a tiempo y con la medicación diaria que se aplica durante meses, los pacientes se curan sin riesgo de contagio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.