La Sala Apolo de Barcelona mantendrá el concierto piloto que tiene previsto organizar pese a las restricciones en el ocio nocturno. La discoteca del Poble-sec reunirá este mes a más de 1.000 asistentes con mascarilla, de pie y sin distancias. Se trata de un "estudio científico y no un evento de ocio nocturno". Así lo han confirmado a Efe fuentes de Hospital Can Ruti de Badalona, que lidera esta prueba piloto.

Las mismas fuentes han precisado que este experimento, que todavía no tiene fecha exacta marcada, se llevará a cabo con el aval de las autoridades sanitarias y no está sujeto a las restricciones del ocio nocturno. El sector debía reabrir ayer pero finalmente la conselleria de Salut no se lo permitió debido al aumento del índice de rebrote de coronavirus. Por eso, el concierto en la Sala Apolo, considerado un estudio clínico de cribado masivo en eventos de música, seguirá adelante en coordinación con Salud Pública y el Procicat.

Fachada de la sala Apolo de Barcelona desde la calle Nou de la Rambla del Poble-sec / V.M.
Fachada de la sala Apolo de Barcelona desde la calle Nou de la Rambla del Poble-sec / V.M.

ENSAYO

Las personas que participen en el ensayo se someterán a un test rápido tras haber respondido a un cuestionario de salud que permitirá descartar a quienes tengan síntomas compatibles con Covid-19 o con patologías previas susceptibles de un mal pronóstico de la enfermedad en caso de contraer el virus. Antes de la apertura de puertas, se realizará una prueba PCR a la mitad de los participantes, lo que permitirá evaluar la eficacia de los tests rápidos como estrategia de cribado en acontecimientos con gran afluencia de gente.

Una vez dentro del local, los asistentes tendrán que llevar en todo momento mascarilla, que solo se podrán quitar para consumir una bebida en puntos destinados a tal efecto. Durante todo el experimento, no será necesario respetar la distancia de seguridad.

SEGUIMIENTO MÉDICO EXHAUSTIVO

Ocho días después del concierto, se volverán a practicar test rápidos de antígenos a todos los asistentes y una nueva prueba PCR a los mismos participantes a quienes ya se les realizó el día del acontecimiento. Las personas que den positivo en esta nueva prueba serán sometidas a un seguimiento médico exhaustivo en las instalaciones de la FLS, mientras que los que den negativo tendrán que responder un cuestionario de síntomas diez días después del recital. 

MÁS PRUEBAS PILOTO

El ocio nocturno también ha planteado pruebas piloto al Govern de la Generalitat para hacer factible su reapertura. La patronal catalana Fecasarm ha propuesto a los representantes de la Conselleria de Salud, la de Interior y Protección Civil poner en práctica diez pruebas de funcionamiento en locales de categorías y dimensiones distintas.

El objetivo es acercar sobre el terreno a los organismos que deben decidir la reapertura del sector para que puedan comprobar que es posible el funcionamiento de las actividades a la vez que se garantizan la seguridad y la salud de las personas, ha explicado el secretario general de Fecasarm, Joaquim Boadas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.