ARCHIVADO EN:

El museo Pompidou de París ha sufrido una terrible pérdida en los últimos días. El pasado 3 de septiembre, el centro amanecía sin el graffiti realizado por el polémico artista Banksy, que rememoraba la revolución estudiantil de mayo del 68. 

Aunque la obra situada en una señal de parking no pertenecía al centro, el museo se sentía orgulloso del regalo que había dibujado el artista en 2018, y había optado por protegerlo con una placa de plexiglás para que no se dañara. Este era una de las famosas ratas de la capital francesa, que hacía referencia a las revueltas que ocurrieron hace más de un siglo, y que nacieron en París. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

. Fifty years since the uprising in Paris 1968. The birthplace of modern stencil art.

Una publicación compartida de Banksy (@banksy) el

INTENTOS DE ROBO

Al no ser propiedad del Pompidou, el centro no ha podido denunciar el robo, pero ha optado por interponer una demanda contra la degradación del espacio dentro de su entorno. En un comunicado que ha recogido el diario francés Le Monde, en julio de 2018, pocos días después de la aparición de la obra de Banksy, los agentes de seguridad del reconocido museo detuvieron a unos individuos que pretendían llevarse la pintada. 

Esta no es la primera obra de Banksy que desaparece. A principios de año desapareció la puerta de la sala Bataclan en la que el artista había realizado un dibujo sobre los atentados de 2015, y hace unas semanas los vecinos de Dover denunciaron la desaparición de un mural que criticaba el Brexit.