El transporte público se renueva en Barcelona. En este caso, las T10, T50 y los billetes sencillos parece que tienen los días contados en la capital catalana. Las renovaciones en varias estaciones de la ciudad, que ya llevan meses realizando, servirán para dar paso a una nueva tarjeta unipersonal que se podrá recargar y aportará información de cada usuario.

En diferentes estaciones del metro de la ciudad, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, Rodalies de Renfe, TRAM y la red de buses ya se ha implantado dicho sistema que funciona con unos sensores contactless o sin contacto.

TODAVÍA NO ESTÁ OPERATIVO

A través de estas terminales adaptadas se podrá acceder al transporte público y pagar el billete acercando la T-Mobilitat, el teléfono móvil o el reloj inteligente al sensor. El sistema todavía no se encuentra operativo.

El nuevo billete de T-Mobilitat aportará información personalizada de cada usuario con el objetivo de calcular el precio del transporte público dependiendo de la frecuencia, la distancia recorrida y las rutinas que realiza cada cliente del transporte.

Además, el nuevo método de pago permite a las personas pagar después de haber realizado el recorrido y de esta manera el usuario no tiene que decidir previamente cual es el título que se ajusta mejor a sus necesidades.