Una investigación llevada a cabo por el Servicio de Arqueología del Ayuntamiento junto al arqueólogo Jordi Ramos Ruiz ha descubierto que el régimen franquista promovió la construcción de refugios antiaéreos en Barcelona a partir de los modelos republicanos al término de la Guerra Civil y hasta finales de los años '50.

MILITARIZAR UNA DEFENSA

Tal y como explica la arqueóloga Carme Miró, "Franco no sabe qué pasará con la guerra mundial", por lo que "piensa que debe seguir militarizando una defensa, por eso sigue construyendo refugios".

Finalizada la Guerra Civil, algunos de los refugios republicanos en Barcelona fueron tapiados por seguridad, pero "se quedaron con la idea, vieron que era buena y la siguieron aplicando, no solo en Barcelona sino en otros lugares", ha explicado Miró.

CIENTOS DE REFUGIOS

El objetivo era crear una red de refugios antiaéreos para una población que superaba el millón de personas en la capital catalana, en un momento en el que se contaba con 111 refugios finalizados, 155 a medio construir y 606 en construcción en mina. En julio de 1943 se aprobó un decreto para iniciar un plan de defensa que debía dotar a la ciudad de 304 refugios en mina, tres de entradas y 400 celulares con 800 bocas.

Pese a que se desconoce la cantidad exacta, la suma de refugios construídos y reaprovechados por el franquismo se encontraría por encima de los 100.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.